¿Cuál es la mejor almohada para evitar que la alergia te quite el sueño...?

¿Cuál es la mejor almohada para evitar que la alergia te quite el sueño...?

La alergia a los ácaros y al polvo se encuentra entre las patologías más frecuentes de las alergias respiratorias, afectando a un cuarto de la población de los países desarrollados, al tiempo que sus síntomas afectan de manera directa a la calidad de vida de aquellos que la padecen, tanto a nivel de bienestar como económico, ya que los tratamientos para paliarlos suponen un gran esfuerzo en esta materia.

 

Los ácaros son uno de los grandes enemigos de las alergias y es por la noche cuando más acusan su presencia quienes tienen este tipo de patologías. Se trata de insectos que no podemos ver, que se alimentan de las células muertas de nuestro cuerpo, y que intensifican los síntomas de la alergia durante las noches, de manera que actúan complicando los cuadros de alergia al desprender unas partículas diminutas que quedan en suspensión y son inhaladas por nosotros.

Al entrar en contacto con las mucosas, esas partículas hacen que el cuerpo reacciones a nivel de ojos, nariz, pulmones e incluso piel, dependiendo del caso.

Puesto que estos seres microscópicos se alojan donde hay polvo, es habitual que se acumulen en todo tipo adornos de difícil limpieza o acceso, de la misma forma que lo hacen como en los tejidos... y son el colchón, las alfombras, las cortinas, la ropa de cama y la almohada, los más afectados por esta situación. 

En esta linea, los expertos aseguran que la almohada, esel accesorio en el que apoyamos la cabeza para descansar por las noches, está empeorando estos síntomas; y si se sufren episodios de rinitis y empeoramiento de los síntomas por la noche en esta época, el primer cambio que se debe acometer es el de almohada.

En este sentido, tenemos que tener en mente que cuanto más compacta sea, menos lugar habrá para los ácaros; de manera que los modelos de fibras o plumas deberían ser sustituidos por otros de materiales como el látex, la esponja o los viscoelásticos.

Si además cuentan con tratamiento antiácaros, tendremos más garantías; y lo mismo sucede con los edredones nórdicos, algunos de los cuales cuentan con sistemas de triple barrera (antiácaros, antibacterias y antimoho), y están diseñados especialmente para evitar alergias y mejorar la higiene.

Otro de los cambios que más impacto tendrá a la hora de mejorar los síntomas alérgicos por las noches será el colchón, siendo los más recomendables para evitar alergias los de materiales como viscoelástico, látex o espuma de alta densidad. Otra opción es usar una funda antiácaros para cubrir el colchón; y además, es recomendable deshacerse de todos aquellos accesorios y objetos decorativos presentes en el dormitorio susceptibles de acumular polvo, que no sean imprescindibles.

A la hora de la limpieza, el mejor método para los tejidos es el aspirador para eliminar la mayor cantidad de polvo, pero además podemos lavar la ropa de cama en la avadora a 60º y, en la medida de lo posible, conviene dejar que los rayos del sol impacten sobre la cama para que eliminen los ácaros.

Productos