Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

La vitamina C colabora en la reducción de los síntomas de la alergia

Habitualmente se recomienda el consumo de alimentos ricos en vitamina C como remedio casero contra el resfriado o para fortalecer el sistema inmunológico, de manera que cuando estalló la pandemia, los suplementos de vitamina C fueron uno de los productos más demandados en farmacias y supermercados... en cualquier caso, aunque es menos habitual, también hay personas que la recomiendan para aliviar los síntomas de las alergias.

 

Cuando una persona estornuda, tose, tiene mucosidad o experimenta cualquier otro síntoma de alergia respiratoria, lo que sucede es que su sistema inmunológico está reaccionando a un alérgeno. Para combatir a este invasor, los mastocitos del sistema inmunológico se activan y libran histamina, la cual ayuda al organismo a luchar contra el alérgeno.

Los medicamentos antihistamínicos, como su propio nombre indica, bloquean la histamina y los síntomas que tiene aparejados, aunque también hay remedios naturales contra las alergias que pueden hacer la misma función.

En este sentido, la vitamina C actúa como un antihistamínico natural, de forma que, de acuerdo con las investigaciones, tomar 2 gramos de vitamina C puede reducir los niveles de histamina en un 38 %, y este porcentaje puede subir hasta el 50 % en caso de recibir una dosis más alta por vía intravenosa.

En cuelaquier caso, hay que tener en cuenta que hay diferentes tipos de alergias y que la vitamina C no es eficaz para reducir los síntomas de todas ellas. En concreto, las propiedades de esta vitamina funcionan en las alergias respiratorias, como la alergia al polen, al polvo, a la caspa de las mascotas o al moho.

Un reciente estudio concluyó que la vitamina C presente en zumos de naranja y otros alimentos es efizaz contra el resfriado en general, aunque también podría serlo ante las alergias alimentarias aunque sean diferentes, de forma que más allá de problemas respiratorios, también pueden afectar al aparato digestivo, la piel o los ojos, llegando en los casos más graves a provocar una reacción anafiláctica mortal.

En cualquier caso no hay evidencia de que la vitamina C pueda ayudar a reducir estos síntomas, por lo que si tienes una alergia respiratoria debes dirigirte a tu médico para consultarle si te conviene incrementar la ingesta de esta vitamina por vía natural o vía suplementos. De todas las maneras, la dosis diaria no debe superar los 2.000 mg, ya que si se toma más se pueden experimentar efectos secundarios tales como náuseas o diarrea.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos