Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Desarrollan una mascarilla electrónica para respirar aire filtrado

En el reciente Consumer Electronic Show (CES) de Las Vegas, la compañía Razer, especializada en accesorios gaming, presentó una mascarilla electrónica denominada PuriCare que llega con un diseño muy compacto.

 

Este nuevo dispositivo, fabricado por LG, pesa 126 gramos, bastante más que una mascarilla textil, aunque al estar pegada a la cara todo el tiempo no es algo que sea especialmente molesto, ya que viene con una cinta trasera que la hace más cómoda, en vez de sujetarse en las orejas.

La PuriCare lleva dos ventiladores que proporcionan la entrada de aire limpio. Para ello, un sensor de respiración, detecta cuando aspiramos, momento en el que funcionan los ventiladores, y cuando espiramos, momento en el que se detienen.

Los ventiladores tienen tres velocidades que se fijan manualmente en el botón de encendido: una pulsación para la respiración en reposo, dos para cuando se camina a ritmo normal, y tres cuando se camina rápido. En cualquier caso, la mascarilla detecta cuando se aspira, que es cuando los ventiladores hacen entrar el aire.

Después de un rato de respiración, se nota que respiramos aire limpio de impurezas y probablemente convierta a este artilugio en el más apropiado para lugares con una alta concentración de personas durante un periodo de tiempo prolongado, como puede ser el transporte público o para una zona con una notable contaminación del aire.

Entre las ventajas de esta mascarilla destaca que no empaña las gafas, e incluye dos filtros HEPA con una validez de uso de un mes, con un promedio de utilización de 10 horas al día. Los filtros interiores se venden por 12 euros en paquetes de 30 unidades y tienen un uso recomendado cada uno de una semana a un promedio de 10 horas diarias.

La experiencia de llevar esta mascarilla en la calle supone, como muchas cosas nuevas, convertirse en blanco de miradas y de preguntas de algunas personas, teniendo en cuenta además que, cuando está en funcionamiento, lleva un led encendido de color verde que hace casi imposible pasar inadvertido.

El uso de la PuriCare Air Purifying Mask está condicionado por su autonomía, aunque puede alcanzar hasta 8 horas de funcionamiento sin tener que cargarla, con los ventiladores a la velocidad más baja. A un ritmo de velocidad 2 y 3, la autonomía disminuye y puede quedarse en unas cuatro horas.

Es posible que las mascarillas electrónicas que han empezado al mercado a llegar acaben por popularizarse, aunque su uso resulta al principio muy extraño. En cualquier caso, ofrecen una buena protección respiratoria que va más allá de la prevención del contagio de virus y bacterias, aunque también puede ser una buena solución para la alergia por los pólenes de la primavera.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos