Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Geles de baño para combatir la sequedad de la piel y las alergias

El frío, el viento y la intemperie afectan de forma nociva a la piel, provocando pérdida de vitalidad, resecándola y acelerando la aparición de grietas, durezas y alergias que en algunos casos pueden ser muy dolorosas.

 

Los cambios de temperatura no son buenos aliados para la piel, pues contribuyen a romper el equilibrio hídrico óptimo de la barrera cutánea, lo que conlleva a una falta de oxígeno y de otros nutrientes que resecan, provocan tirantez y afectan al tono de tu piel, apareciendo apagado y sin vida. Para contrarrestar estos efectos, es posible hidratar y cuidar la piel de forma sencilla bajo la ducha con geles especialmente diseñados para ello.

Algunos de estos geles están diseñados exclusivamente para aportar la mayor hidratación posible a tu piel, utilizando ingredientes como rosa mosqueta, caléndula o almendras dulces.

El aceite de rosa de mosqueta se utiliza de forma habitual en multitud de aplicaciones como bálsamos labiales, aceites reparadores, etc. pero ya existen geles de baño para la higiene enriquecidoa con este aceite vegetal, que contiene propiedades hidratantes, reafirmantes y reparadoras, así como antioxidantes y antiinflamatorias que ayudarán a reparar la piel dañada e irritada por el frío, mejorando el aspecto de las grietas y heridas.

Al mismo tiempo, retrasa el envejecimiento de la piel, fortalece el sistema inmunológico y mejora la circulación sanguínea. Un uso continuado de gel de baño con aceite de Rosa Mosqueta, deja en la piel una agradable sensación equilibrante ya que su pH respeta el equilibrio natural de la piel.

Otro ingrediente recomendado para los geles de ducah es la caléndula, que sirve para curar y preservar el equilibrio natural de la piel, además de poseer un gran poder cicatrizante y antiséptico, que ayuda a regenerar la piel y producir colágeno, que contribuye a curar heridas y tratar grietas. También tiene propiedades emolientes, calmantes y suavizantes, así como una importante capacidad hidratante, antiinflamatoria y antiirritante.

Por otra parte, el aceite de almendras dulces aporta propiedades hidratantes y nutritivas, y  está considerado como uno de los aceites más hidratantes, ayudando a suavizar la piel y dándole más elasticidad sin cuartearla. Además, evita la aparición de diferentes tipos de dermatitis y relaja la irritación y el picor, provocado por la sequedad de la piel.

Gracias a su alto contenido en vitaminas, especialmente B, es excelente para combatir las asperezas y calmar las irritaciones, y penetra fácilmente en la piel, suavizándola y protegiéndola del clima extremo. Además, nutre e hidrata hasta las capas más profundas de la piel y aporta una agradable sensación de confort y relajación, perfecta para restaurar la piel tras haber estado expuesta al frío.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos