Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Cuando se padece alergia al agua...

El agua es un líquido indispensable que además representa el 75 ℅ de la composición de nuestro cuerpo, y a priori es poco probable que pueda causar efectos adversos sobre las personas... sin embargo, hay personas que sufren de alergia a este líquido elemento...

Quizás en alguna ocasión, tras salir del baño, en tu cuerpo han aparecido abultamientos o rojeces que han hecho que sintieras irrefrenables ganas de rascarte... en ese caso, sufres de alergia al agua, aunque en proporciones tan pequeñas que es totalmente inofensiva para salud.

No obstante, pese a que no pone en riesgo a quien padece esta enfermedad, en algunos casos los pacientes pueden experimentar síntomas graves, que podrían llegar complicar su respiración, en cuyo caso, si habría que tomar medidas.

La alergia al agua es generalmente más común en mujeres que hombres, aunque no por ello estos están exentos de sufrir este problema. Se caracteriza por la aparición de abultamientos en el pecho, brazos y cuello, pero también pueden surgir en otras zonas del cuerpo, lo que dependerá de si estuvieron o no en contacto con el agua. De igual forma, la piel se enrojece y puede causar comezón en el lugar en el que se encuentran las rojeces.

Esta alergia es producto del contacto con cualquier tipo de agua, teniendo el mismo efecto si proviene del mar, la piscina, la regadera, lagos, ríos o de los mismos filtros purificadores para beber.

Los síntomas surgen generalmente en la adolescencia, y como se manifiesta de forma externa, su forma de aparecer es normalmente confundida con picaduras de insectos, tales como el mosquito patas de tigre.

Ofrecer una respuesta a la existencia de la alergia al agua no es sencillo, y la ciencia aún continúa estudiando el problema. Hasta el momento se han mantenido dos hipótesis: la primera de ellas, señala que podría ser producto de ciertas sustancias que se diluyen en el agua de forma accidental; o que son agregadas cuando es potabilizada, lo que sería una respuesta exagerada por parte del sistema inmune ante el presunto antígeno. Por otra parte, también se ha considerado que las moléculas del agua, al entrar en contacto con el afectado, generan una sustancia tóxica que deriva en su sintomatología característica.

Los síntomas pasan por enrojecimiento de la piel, comezón y el abultamiento pequeño en las zonas que entraron en contacto con el agua. Además, hay síntomas de mayor gravedad como choques anafilácticos, problemas para respirar, exceso de salivación, sensación de tener una bola en la garganta o hinchazón en la cara.

Si se padecen estos síntomas será necesario acudir de inmediato a un médico, quien procederá a realizar pruebas para determinar si hay algún antecedente. Posteriormente, se aplica una prueba sencilla con una compresa de agua, previamente sumergida en agua y cuya temperatura ronda los 35° C, y que luego es colocada en el pecho durante 15 minutos, para así evaluar las reacciones producidas.

De acuerdo con las molestias que produce la alergia al agua, los dermatólogos recetan ciertos tratamientos para evitar que sea segregada la histamina, sustancia responsable de la aparición de alergias, tales como antialergicos del tipo cetirizina o hidroxizina. También podrían recetar anticolinérgicos como la escopolamina, o recurrir a cremas de barrera o aceites. Otra alternativa, es limitar el numero de veces que el paciente se baña a la semana, así como el tiempo que dura en la ducha.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos