¿Como evitar que tu colchón te produzca alergia...?

Pocas cosas influyen más en nuestro estado de ánimo que el dormi bien durante la noche, ya que no es lo mismo levantarse cansado que lleno de energía para afrontar el día. Por este motivo, si estás pensando en cambiar de colchón no debes hacerlo a la ligera, sobre todo si padeces algunos tipos de alergia.

Lo primero antes de adquirir un nuevo colchón es contar con una información completa de la gran variedad y tipos de colchones que hay en el mercado.

Es muy importante tener en cuenta el material del que está hecho el colchón. Los dos materiales más usuales son la espuma viscoelástica y el látex. La viscoelástica es una espuma de alta calidad que puede amoldarse perfectamente al cuerpo, ideal para quienes prefieren dormir de lado y para aquellos que sufren problemas en músculos y articulaciones.

Por su parte, los colchones de látex están recomendados para aquellos individuos que se mueven mucho al dormir y para los que padecen asma o alergia a los ácaros.

 

De cualquier forma, no es sencillo elegir un colchón que se ajuste a nuestras necesidades, tanto físicas como económicas, sin embargo, a través de expertos podemos encontrar los mejores colchones y, sobre todo, los que mejor se adaptan a nosotros.

Lo primero que hay que tener cuenta es el tamaño que necesitamos. Para una persona van bien los de 90-100 cm. por 190 centímetros, mientras que para dos tenemos distintas opciones, que dependerán del espacio de la habitación. Si tienes espacio suficiente lo ideal son los colchones de 150 por 190... en todo caso, es importante que el largo sea al menos unos 15-20 centímetros mayor que la persona más alta que lo vaya a utilizar.

Además de la amplitud, para un buen sueño reparador es preciso tener muy en cuenta la firmeza del colchón, que dependerá de nuestro peso... y a mayor peso, mayor ha de ser la firmeza, que resulta clave a la hora de mantener la columna correctamente alineada.

También influye la forma en que tengamos la costumbre de dormir, si de lado o bocarriba. Si es de lado, lo mejor es que el colchón no sea demasiado duro y si es bocarriba, te convendrá uno más duro.

En cuanto a los tipos de muelles, lo hay de hilo continuo, ensacados o bicónico, siendo este último es de menos firmeza y el que se utiliza en los colchones más económicos. Los muelles ensacados son los más eficaces del mercado, porque estos minimizan los ruidos, ejercen los puntos de presión correctamente y cuidan de la espalda de una forma óptima. Al tener una firmeza media-alta, son especialmente buenos para dormir bocarriba y pueden ser usados incluso por personas con sobrepeso.

Por último, algunas recomendaciones una vez haya comprado un colchón: cambialo de posición cada tres meses, no hagas la cama nada más levantarte, deja que se airee; y pásale una aspiradora de vez en cuando para eliminar los ácaros.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos