Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Retirar en casa el esmalte permanente y las uñas de gel podría provocar alergia

En época de confinamiento por el coronavirus, no queda más remedio que llevar a cabo algunas actividades de belleza en casa... por eso, algunos expertos están difundiendo las claves de cómo deshacernos de las manicuras que han crecido ya en exceso.

Por ejemplo, el esmalte permanente y acrílico se quita con un líquido especial o con acetona como excepción en las condiciones de casa. Sin embargo, los expertos advierten que será necesario tener cuidado con la acetona porque hay veces que puede provocar alergia. Esta alergia se manifiesta con el enrojecimiento e inflamación de cutícula, y para evitarlo recomiendan cubrir las cutícula con una crema grasa untuosa. 

La técnica de eliminación de esmalte permanente y de acrílico comienza con la ayuda de una lima con la que quitar solo la capa superior de la cobertura. Luego empapamos el algodón con acetona, lo colocamos sobre la uña, envolvemos en el papel de plata para que no penetre el aire y dejamos actuar mínimo 20 minutos, aunque con el acrílico necesitaremos mínimo 35 minutos.

Como precaución, al quitar el papel de plata no debemos hacerlo todo a la vez, ya que al contacto con el aire el material se endurece, así que se retira una a una. Luego, con la ayuda de un palito de naranjo se quitan los restos de la cobertura donde se haya desprendido y siempre sin dañar la placa ungueal de la uña. Si el producto se desprende con dificultad es necesario repetir el procedimiento anterior.

En el caso de las uñas de gel en que no es posible eliminar el producto con la acetona, será necesario limar. Si no se tienen desprendimientos superficiales del esmalte, será recomendable limar solo el largo, y en el caso de que se haya desprendido y no podamos conformarnos con limar el largo, habría que limar con mucha precaución sin tocar con la lima la uña natural. En cualquier caso, recomiendan que después de quitar todo el producto, en el caso de las uñas más débiles, se corte el borde de la uña para tenerla lo más corta posible.

En todo caso, siempre hay que hacerlo con mucho cuidado para no dañar la uña propia, y siempre sería recomendable tener un esmalte reparador a mano que nos ayude a regenerar nuestras uñas lo antes posible, mucha hidratación de manos y cutículas para que, cuando acabe la cuarentena, podamos volver a nuestro salón a lucir manicura.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos