Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Consejos para conductores alérgicos

conductoralergicoPara una persona alérgica, conducir puede convertirse en una actividad bastante peligrosa ya que estornudar puede conllevar el hecho de perder el control del vehículo durante unos segundos. Tanto para un paciente alérgico como no, si estornudamos mientras conducimos a 90 kilómetros por hora, el coche recorrerá unos 25 metros sin control; una distancia que aumenta muy significativamente si en ese momento, padecemos una crisis alérgica, en la que se pueden encadenar hasta diez estornudos.

Hay estimaciones que dicen que durante ese periodo, podemos recorrer la distancia equivalente a cuatro campos de fútbol. Además, si viajamos en moto, hay más posibilidades de entrar en contacto con alérgenos ya que no vamos dentro de un habitáculo.

En el caso de tener que conducir obligatoriamente en un medio de transporte u otro con síntomas de alergia, estas son algunas de las medidas preventivas que podemos tomar:

1. Conducir con las ventanillas subidas, ya que así impediremos la entrada en el vehículo de sustancias como polen, insectos, etc.

2. Utilizar gafas de sol para disminuir la irritación ocular. Más allá de las alergias, es importante que las lentes sean de buena calidad porque son las únicas que nos protegen de todos los tipos de rayos, evitando deslumbramientos o lesiones oculares a largo plazo.

3. Poner énfasis en la limpieza interior del vehículo, incluyendo los conductos de ventilación del mismo, para reducir la cantidad de polvo que nos rodea durante el viaje. Existen dispositivos de filtración del aire que son realmente útiles en estos casos. Si padecemos alergia a los ácaros, es importante ventilar el coche antes del viaje y dejar que el sol incida directamente sobre el interior, ya que las altas temperaturas matan estos microorganismos. Es importante aspirar bien todos los rincones.

4. Realizar paradas para lavarnos con abundante agua la nariz y los ojos. Para un a alérgico o alérgica, estos descansos deberán ser con mayor periodicidad a las dos horas de viaje, ya que no se trata solo de estirar las piernas, si no de prevenir una posible crisis.

5. Evitar los desplazamientos largos si seguimos un tratamiento con antihistamínicos, ya que provocan somnolencia y en ningún caso mezclarlos con alcohol.

6. Consultar a nuestro alergólogo por si fuese necesario modificar la medicación antes de realizar el viaje.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos