Los grandes bulos relacionados con las alergias infantiles

Los grandes bulos relacionados con las alergias infantiles

A pesar de que es algo habitual, la desinformación y las falsas creencias sobre esta las alergias están muy extendidas, lo que supone un gran inconveniente para la salud de los más pequeños. Por este motivo, los expertos en alergología infantil se esfuerzan en aclarar y desmontar algunos de los bulos más comunes.

 

Repasamos los bulos más comunes relacionados con las alergias infantiles recogidos por el diario La Nueva España con la ayuda de los expertos pertenecientes a la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP). Estos son:

  • Si los padres son alérgicos, el niño será alérgico

No hay nada de cierto en esta afirmación, puesto que las alergias no se heredan, tal y como explican los alergólogos, que cuentan que “aunque es cierto que puede haber una predisposición genética hacia la alergia, no todos los hijos de padres alérgicos acaban siéndolo”, y añaden que “se puede heredar la predisposición atópica, la susceptibilidad, la facilidad para desarrollar alergia en general, no frente a sustancias concretas”. Como las alergias se producen ante alérgenos presentes en el ambiente, es muy habitual que padres e hijos compartan alergias a las mismas cosas, lo que no significa que se herede la alergia, sino que comparten el mismo ambiente.

  • Cuanto más tarde se introduzcan nuevos alimentos, menos alergias

Esto también es falso, ya que no es necesario retrasar la introducción de determinados alimentos por su potencial alergénico, como se hacía hace unos años muchos casos, toda vez que la proporción de niños con síntomas alérgicos no aumenta. La introducción tardía de alimentos alergénicos, como el huevo o el pescado, después de los seis meses de edad,no se asocia a un menor número de enfermedades alérgicas cuando el niño cumple los dos, tres o cuatro años.

  • Los niños con asma no deben practicar deporte

Completamente falso, de manera que los niños con asma no solo pueden, sino que deben practicar cualquier deporte que les guste, eso sí, siguiendo una serie de recomendaciones. El ejercicio físico permite a los niños con asma mantener una buena condición física y un peso adecuado; y además, con la actividad, ejercitan la musculatura respiratoria lo que es beneficioso para su enfermedad. Los mejores deportes para los niños que padecen asma son aquellos que alternan momentos de esfuerzo con momentos de descanso.

  • La alergia aparece al primer contacto

Tampoco es cierto; hasta el punto de que puede ocurrir que el niño haya estado expuesto a un determinado alérgeno y que no haya habido reacción alguna. Aunque también es verdad que esta puede aparecer años después.

  • Las intolerancias y alergias alimentarias son lo mismo

Las intolerancias alimentarias surgen debido a alteraciones metabólicas que no permiten que el intestino absorba determinados tipos de nutrientes, lo que puede provocar diarrea o dolores tipo cólico; lo cual no tiiene nada que ver con las alergias alimentarias, que están provocadas por alteraciones del sistema inmunológico, que reacciona ante alimentos con síntomas que van desde los digestivos a los respiratorios y cutáneos, pudiendo llegar a ser más grave y provocar una anafilaxia, con dificultad para respirar, mareo o incluso pérdida de conciencia.

  • Los niños que sufren dermatitis atópica solo pueden bañarse dos veces a la semana

No hay nada que impida que los niños con dermatitis atópica puedan bañarse diariamente, según los expertos de la SEICAP, que eso si, recomiendan que sean baños cortos y con agua templada. Una vez limpios, se les debe aplicar crema hidratante cuando la piel todavía se encuentre humedecida.

  • El asma es una enfermedad contagiosa

El asma no es una enfermedad contagiosa; lo que ocurre es que las infecciones virales de tipo respiratorio, como los catarros o las gripes, suelen provocar un empeoramiento o crisis en los pacientes asmáticos. Las causas del asma suelen ser diversas, incluidas las alergias, pero no se trasmiten entre individuos.

  • La inmunoterapia es buena para todos los alérgicos

No todos los alérgicos deben someterse a la inmunoterapia, conocida también como vacuna contra la alergia. Este tipo de tratamiento puede ser beneficioso para todos los pacientes con síntomas de asma, rinitis, conjuntivitis, alergia a picaduras de himenópteros y alergia al látex; y para la alergia a la piel del melocotón, conocido como síndrome LTP, existe también una inmunoterapia sublingual, tratándose de inmunoterapia para alergia alimentaria. En cuanto a la edad, se recomienda su uso a partir de los cinco años.

  • Los perros de pelo corto no dan alergia

Todas las razas caninas son susceptibles de causar alergia, y no hay ninguna evidencia que demuestre que los perros de pelo corto no den alergia, destacan desde la SEICAP, aunque también es verdad que hay razas de perro que sueltan menos pelo, lo que supone que los alérgenos adheridos al pelaje pasarían en menor cantidad al ambiente. Aunque esto sea así, los alérgenos del perro, presentes en la piel, tales como la caspa o la saliva, siguen estando ahí.

  • La rinitis alérgica es peor en primavera

Es habitual oír que la rinitis alérgica se acentúa durante la primavera, pero no es así, teniendo en cuenta que además de la alergia a los pólenes, muy habitual en primavera, hay muchos otros alérgenos. Los hongos o los ácaros, por ejemplo, pueden provocar alergias en otras épocas del año. Además, hay pólenes que pueden causar alergia a finales de invierno, por ejemplo, las cupresáceas, y su polen es de los alérgenos más potentes. El período de polinización para las cupresáceas va desde octubre hasta abril, alcanzando sus máximos niveles en febrero, pero también es muy alérgeno el plátano de sombra, árbol muy habitual en las calles de las ciudades.

Organizaciones