Denuncian un vacío legal en el ámbito de las vacunas para la alergia

Denuncian un vacío legal en el ámbito de las vacunas para la alergia

Cada hay más alérgicos, y cada día hay más vacunas y más efectivas para luchar contra los molestos síntomas que provocan; sin embargo, si vamos al médico por una alergia, nos pueden recetar indistintamente un medicamento con autorización de comercialización o sin, es decir, que unos pasan los controles de seguridad de la Agencia Española de Medicamentos y otros no.

 

Todos estos medicamentos son financiados por el Sistema Nacional de Salud; sin embargo, según Nicole Hass, representante de los pacientes y miembro de Gerva, un grupo que lucha por la regulación de estas vacunas, "el mercado español de vacunas para la alergia carece de una regulación específica y adecuada”,  de modo que “se permite la convivencia de vacunas registradas, que disponen de ficha técnica y están sometidas a farmacovigilancia, con vacunas que no lo están”.

Según este especialista, este no es el único problema, ya que “además, los que están regulados, tienen precios fijos y los que no están registrados tienen precios libres. En los últimos años hemos notado un incremento de precios en estas vacunas”.

El 26 % de la población española está diagnosticada de alguna alergia, pero no todas pueden tratarse con vacunas y deben tomar medicación antihistamínica. En este sentido, Santiago Quirce, jefe del Servicio de Alergia del Hospital Universitario La Paz de Madrid, ha indicado que “con el antihistamínico se busca un efecto inmediato, a corto plazo y que mejore los síntomas de forma rápida. Con la vacuna, en cambio, se busca un efecto a medio y largo plazo en el que se vaya atenuando la respuesta de la persona alérgica cuando se expone a esa determinada fuente alergénica. La curación total es muy difícil de conseguir, pero sí que consigue mejorar de una forma definitiva ese proceso alérgico”.

Así las cosas, en Estados Unidos se acaba de aprobar una para el cacahuete, pero en España tenemos solo disponible una para una proteína del melocotón (la LTP). Sobre este particular, el Dr. Quirce apunta que “actualmente hay muy pocas vacunas que estén registradas. Solo tres: una para un polen concreto, una para ácaros del polvo y otra para las gramíneas, pero solo para rinitis, no para asma”, para añadir que “hace un año se propuso un proyecto de orden ministerial en el que se recogía cómo debería ser ese proceso para que se registraran todas las vacunas. Nos gustaría que contara con el apoyo de las autoridades sanitarias, que no acaban de darle el espaldarazo definitivo”.

Organizaciones