infoalergico.com - Las propiedades del jengibre para luchar contra la rinitis alérgica

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Las propiedades del jengibre para luchar contra la rinitis alérgica

Hay alimentos naturales que pueden ayudar a aliviar los síntomas que provoca la rinitis alérgica, y que además de tener propiedades medicinales, al ser naturales poseen beneficiosos en muchos otros aspectos. Es el caso del jengibre, una planta muy utilizada en cocina como especia, pero que tiene una gran cantidad de propiedades beneficiosas para las personas.

 

El jengibre se empezó a utilizar ya en épocas del Imperio Romano y, paralelamente, en la medicina oriental.

La parte que se consume es el rizoma, el tallo que crece por debajo de la superficie terrestre, que es de dónde salen las raíces por debajo, dejando que la planta en sí salga hacia fuera.

El uso del jengibre es un remedio muy útil para calmar los síntomas provocados por la rinitis alérgica estacional, ya que es un antihistamínico y un antiinflamatorio natural, lo que lo hace ideal para combatir la congestión y secreción nasal, típicos de las reacciones alérgicas.

Hay muchas maneras distintas de consumir jengibre, ya sea en polvo, encurtido, caramelizado o fresco, siendo esta última la forma en que más se utiliza.

Se puede añadir tanto en platos salados como caldos, sofritos o guisos, como en dulces, combinándolo con fruta, en galletas y pasteles.

Es recomendable usar poca cantidad, debido a su sabor fuerte, aunque su consumo aporta múltiples beneficios.

Estos los beneficios del jengibre destacan:

  • Mejora la digestión

Si la indigestión crónica o una cena abundante dificulta el sueño, una infusión con limón y jengibre puede ser un gran tónico antes de irse a la cama. El jengibre es una raíz que se ha utilizado durante mucho tiempo en la medicina por su capacidad para mejorar la digestión. Además, el limón contiene un compuesto vegetal llamado limoneno que también contribuye al ayudar a que los alimentos se desplacen a lo largo del tracto digestivo, lo que potencialmente alivia la incómoda sensación de saciedad.

  • Reduce la congestión nasal

A veces, cuando nos constipamos, tenemos una alergia o simplemente congestión nasal, el vapor generado por la infusión caliente de limón y jengibre puede ayudar a abrir las vías respiratorias. Además, también contribuye a aliviar el dolor de garganta causado por la acumulación de moco. No se trata de que lo vaya a curar, pero puede ayudar a aliviar la congestión, permitiendo que el aire fluya por la nariz un poco más fácilmente.

  • Alivia el estreñimiento

El estreñimiento puede ser el resultado de varios factores, entre ellos la deshidratación y una dieta baja en fibra. Cuando el estreñimiento se debe a la deshidratación, tomarse por la noche con una taza tibia de limón y jengibre puede resultar beneficioso, puesto que el agua caliente reblandece las heces y facilita el vaciado. Dolor de estómago

  • Ayuda a combatir la inflamación

El gingerol, uno de los compuestos vegetales que se encuentran en el jengibre, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Cuando un organismo sufre de inflamación crónica tiene un mayor riesgo de sufrir patologías como el síndrome metabólico, el cáncer, la enfermedad de Alzheimer y las enfermedades cardíacas.

  • Contribuye a la relajación

Desarrollar rituales, entre los que se encuentran tomar una infusión nocturna, puede favorecer un momento de relajación y reflexión al finalizar el día. Es una buena forma de comenzar un momento de mindfulness, totalmente aconsejable para irse a la cama con menos estrés.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones