infoalergico.com - Las alergias típicas del verano de las que debes cuidarte

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Las alergias típicas del verano de las que debes cuidarte

La alergia es una susceptibilidad especial de algunas personas que hace que respondan de forma exagerada a uno o varios elementos externos, según señalan desde el Ministerio de Sanidad, y entre los causantes más comunes, destacan los pólenes de las plantas, algunos alimentos, determinados productos químicos como los medicamentos, los ácaros del polvo o las picaduras de insecto... y si hay una época en la que todos estos elementos proliferan, esa es el verano.

 

En general, cualquier sustancia puede desencadenar una respuesta por parte del sistema inmunitario, y los síntomas pueden ser muy variados en cuanto a su localización, intensidad y gravedad, de forma que puede haber reacciones alérgicas graves que pueden incluso llegar a causar la muerte de quien las sufre.

Así las cosas, y en contra de lo que pudiera parecer, las alergias no son solo cosa de primavera, sino que durante el verano, también debemos andar ojo con estas afecciones, y muy especialmente en determinados colectivos como los niños, que pasan más tiempo al aire libre.

Entre los principales “peligros” que pueden ocasionar algún problema relacionado con las alergias en los más pequeños de la casa durante el verano, destacan:

  • El sol

La alergia al sol no está reconocida como tal, y más bien hace referencia a las reacciones cutáneas que se producen tras la exposición solar. Entre estas reacciones se encuentra la urticaria solar, la erupción solar polimorfa o las fotodermatosis. Por este motivo, desde la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ven muy importante proteger a los niños de la exposición de los rayos solares.

  • Las piscinas

Durante el período estival debemos estar atentos a las piscinas, ya que en ellas se puede desencadenar una crisis de broncoespasmo en niños con asma (tos, pitidos en el pecho o fatiga respiratoria), lo que se debe a que las piscinas suelen tener un exceso de cloro o cloramina, que irritan la mucosa nasal y pueden producir un moqueo constante (rinitis). Los niños tragan y/o inhalan el agua de la piscina y entran en contacto con los productos irritantes que contiene el agua clorada con la mucosa de la vía aérea, originando una crisis.

  • Frutas

El verano es un buen momento para ofrecer a los ás pequeños fruta de temporada, sin tener en cuenta que las alergias a la fruta son más frecuentes a partir de la adolescencia. En España, las rosáceas inducen el 70 % de todas las reacciones alérgicas a las frutas: manzana, pera, melocotón, ciruela, cereza o fresa; aunque también hay otras frutas que producen alergia, como el kiwi, el mango, la piña, el melón, la sandía, el aguacate, o la uva. Alguno de los síntomas a los que tenemos que atender son picor de la boca (oral u orofaríngeo) o en los oídos (ótico), algo que se conoce con el nombre de síndrome de alergia oral (SAO).

  • Helados

Hay muchos niños alérgicos a la leche, al huevo, a los frutos secos o a los aditivos, motivo por el que los helados pueden suponer un riesgo, ya que pueden contener alguno o muchos de estos ingredientes. Por este motivo, será recomendable evitar su consumo si contienen alguno de los alimentos a los que los más pequeños son alérgicos, aunque sean trazas o pedacitos pequeños de los mismos.

  • Picaduras de insectos

Otra reacción a evitar son las picaduras de los insectos, y se puede hacer a través de repelentes, ya sean naturales son derivados de plantas, siendo el más usado el aceite de citronela, que cuenta además con un olor alimonado y agradable. El aceite de eucaliptus es otro repelente natural que dura unas seis horas y se comercializa en diferentes formatos, como las populares pulseras para niños.

  • Medusas

Aunque aparentemente estén muertas, sus tentáculos conservan su poder urticante al menos 24 horas, por lo que es fundamental evitar acercarse a ellas. Y, si se prodcue una picadura, habrá que lavarla con suero fisiológico o agua salada, y nunca con agua dulce. Posteriormente, se debe aplicar frío sobre la herida.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones