infoalergico.com - La importancia de sensibilizar sobre la alergia infantil a la leche de vaca

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

La importancia de sensibilizar sobre la alergia infantil a la leche de vaca

Las alergias alimentarias son muy frecuentes en niños, afectando entre el 2 % y el 6 % de esa población, una cifra que va en aumento y que en el caso de los menores de 3 años de edad, se replica entre los que tienen alergia a la proteína de leche de vaca (APLV).

 

En este sentido, la Dra. Carlett Ramírez, especialista pediátrica del área de nutrición de Abbott, ha comentado que “los padres cuyos hijos tienen alergia a la leche de vaca (APLV) necesitan mantenerse informados acerca de los principales signos y síntomas de una reacción alérgica y aprender a abordar sus necesidades nutricionales, para así garantizar su salud y seguridad”.

La especialista ha explicado que “las alergias alimentarias ocurren cuando el sistema inmunológico reacciona a ciertos componentes de los alimentos. En el caso de los menores con APLV, su sistema inmunológico está reaccionando a la proteína de la leche de vaca”.

Algunos de los síntomas más comunes de una reacción alérgica pueden incluir problemas digestivos, tales como como vómitos, cólicos, diarrea o estreñimiento; así como reacciones cutáneas del tipo de las erupciones o eczemas. Además, pueden provocar problemas respiratorios, como ruido o dificultad para respirar, secreción nasal y picazón/ ojos llorosos.

Según Ramírez, “la APLV también tiene el potencial de causar síntomas graves en algunos niños, incluyendo anafilaxia, una reacción multisistémica potencialmente mortal que estrecha las vías respiratorias y puede bloquear la respiración”.

Por su parte, la nutricionista Jessica Lorenzo, científica senior en Investigación Clínica de Abbott ha comentado que “es posible que los padres no se den cuenta de que los ingredientes de la leche pueden esconderse en alimentos que no sospecharían, como cereales, panes y galletas saladas. Las leyes de etiquetado de alérgenos alimentarios difieren en todo el mundo y los principales alérgenos difieren según el país”.

Algunos consejos útiles para identificar la posible presencia de alérgenos en las etiquetas de alimentos son estar atento a la presencia de derivados de la leche, o estar atención a las declaraciones de Etiquetado Preventivo de Alérgenos (PAL)

A este respecto, Lorenzo ha explicado que “es importante estar atento a indicaciones tales como `producido en la misma instalación que’, ‘fabricado en el mismo equipo que’, o ‘puede contener trazas’. Si bien puede que el producto adquirido no contenga alérgenos, si el mismo fue procesado con el mismo equipo y utensilios que otros productos, podría contener trazas y generar una reacción alérgica” .

La lactancia materna a menudo se puede continuar, pero si esto no es posible, hay una variedad de opciones de fórmula infantil hipo-alergénica para los bebés con APLV. Algunas de ellas pueden ser fórmulas extensivamente hidrolizadas, donde la fuente de proteína se deriva de proteínas de leche de vaca pero que han sido fraccionadas en partes pequeñas; pero también fórmulas basadas en aminoácidos, en las que la fuente de proteína contiene aminoácidos individuales, que son los componentes básicos de la proteína; o fórmulas hidrolizadas a base de proteína vegetal, donde la fuente de proteína proviene de ingredientes como el arroz.

En este sentido, Jessica Lorenzo ha explicado que “el manejo de una alergia alimentaria requiere un enfoque individualizado que tenga en cuenta la historia clínica del bebé, la alimentación actual y los patrones de crecimiento para determinar el plan de nutrición adecuado”, al tiempo que enfatizaba en la importancia de trabajar estrechamente con el pediatra para ayudar a crear un plan de nutrición que ayude a prevenir reacciones alérgicas y asegurar que el bebé reciba los nutrientes que necesita para su salud y crecimiento.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones