infoalergico.com - ¿Cuáles son los síntomas que alertan de la alergia al sol...?

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

¿Cuáles son los síntomas que alertan de la alergia al sol...?

La alergia al sol que afecta a la piel está relacionada con una hipersensibilidad en la que interviene el sistema inmunitario, lo que supone que no es el sol el que provoca alergia, sino que son las diferentes reacciones cutáneas las que necesitan de la exposición solar para desarrollarse.

 

Popularmente son conocidas como “alergia al sol” pero en realidad no se trata de un término clínico correcto, sino que la denominación debería ser fotodermatosis, una alergia cuyo síntoma más habitual es la irrupción espontánea o de causa desconocida (idiopáticas), en forma de erupción polimorfa solar, que afecta más a mujeres que a hombres de piel clara.

Estos síntomas pueden aparecer desde la infancia hasta, por lo general, los 30 años, y suelen tener antecedentes familiares. Se presenta de forma característica en la primavera y se atenúa a medida que avanzan los meses de sol y calor, cuando aparecen lesiones en la piel, generalmente del tórax, en forma de pápulas, papulovesículas, placas, vesiculoampollas o eccema, aunque a menudo puede sentirse solo picor.

Las lesiones que se presentan entre los 30 minutos desde el inicio de la exposición solar hasta varias horas después, desaparecen entre uno y siete días después sin dejar cicatriz, mientras que el prurigo actínico suele aparecer entre los cinco y los diez años, sobre todo en niñas, y desaparece en la pubertad. En este último caso, los pacientes suelen tener antecedentes familiares y se presenta con una erupción que puede permanecer todo el año, pero que empeora en verano.

Por su parte, la dermatitis actínica crónica engloba el eccema fotosensible, reticuloide actínico, reactividad persistente a la luz y dermatitis por fotosensibilidad, y tiene un inicio insidioso que se diagnostica con mayor frecuencia en varones de edad avanzada y comienza con picor en la cara, el cuello y dorso de manos, que evoluciona a lesiones eccematosas, pápulas y pacas infiltradas que pueden aparecer en zonas expuestas pero que se presentan más adelante en áreas normalmente cubiertas por la ropa.

La hidroa vacciniforme de Bazin, es muy infrecuente, suele aparecer en niños hasta los diez años con fototipo claro, y suele coexistir con dermatitis atópica. Aparece eritema, normalmente en la cara, después de la exposición solar larga que evoluciona a vesiculoampollas y dejan cicatrices al curar; y puede haber fiebre y malestar general.

La fotosensibilización por sustancias químicas, ya sean exógenas o endógenas aparece con lesiones compatibles con una quemadura solar exagerada, sin proporción entre la intensidad de la exposición solar y la de las lesiones. En la zona expuesta al sol puede haber eritema, edema, vesículas, ampollas, hiperpigmentación, quemazón, escozor y prurito; y si la casusa es fotoalérgica aparecen placas eccematosas con descamación y vesiculoampollas de inicio insidioso y picor.

El tratamiento para todos estos síntomas debe ser adecuado al tipo de fotodermatosis. Las mejores formas de tratar cada uno de estos síntomas son:

  • Erupción polimorfa solar

Evitar la exposición solar y utilizar protectores solares de amplio espectro. En casos graves se pueden plantear la fotoquimioterapia profiláctica en dosis bajas. En pacientes en los que no se controle la erupción con estas medidas se pautará un tratamiento tópico con corticoides o un ciclo corto de corticoides vía oral.

  • Prurigo actínico

Se recomienda cubrir la piel, evitar la exposición solar y utilizar fotoprotectores de amplio espectro. También se pauta la talidomida en ciclos intermitentes a dosis bajas.

  • Dermatitis actínica crónica

Se prescriben fotoprotectores de pantalla total y bajo potencial alergénico.

  • Urticaria solar

El tratamiento se basa en evitar la exposición al sol y en utilizar fotoprotectores de amplio espectro. Para ayudar a la habituación de la piel (fenómeno de hardening) un mes antes se puede pautar un tratamiento de antihistamínicos y betacarotenos vía oral.

  • Hidroa vacciniforme de Bazin

Es muy infrecuente y suele aparecer en niños hasta los diez años. Suele coexistir con dermatitis atópica. Hay que evitar la exposición solar y se suele plantear la fotoquimioterapia profiláctica en algunos casos.

  • Fotosensibilización por sustancias químicas (exógenas o endógenas)

Eliminar la sustancia que causa los síntomas es el tratamiento principal aunque se debe vigilar una posible cronificación. Los fotoprotectores solares no protegen frente a la fotosensibilización por sustancias químicas. Por ejemplo, si se sigue un tratamiento con antibióticos se debe evitar la exposición solar durante el tratamiento y hasta tres días más tarde de finalizarlo.

Para prevenir la alergia al sol, es recomendable utilizar fotoprotectores solares que protejan la piel de la exposición solar, adecuados al tipo de piel y al estado de salud; y evitar la exposición solar, incluso con ropa que cubra brazos y piernas además de sombreros.

También es importante tener en cuenta que si se sigue un tratamiento con antibióticos, no se debe tomar el sol o estar expuesto a la luz sola durante el tratamiento y hasta tres días después de finalizarlo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones