Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Cuando la primavera afecta nuestra salud bucodental

Normalmente asociamos la primavera con las alergias, pero solemos olvidar que esta estación del año también puede afectar nuestra salud bucal, hasta el punto de que la boca es una de las partes del cuerpo más sensibles cuando se inicia esta estación.

 

Según explican desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), las enfermedades alérgicas por polen afectan a 8 millones de personas, y la salud bucodental es una de las afectadas en forma de sequedad en la boca, un síntoma frecuente en esta época.

De esta manera, la boca seca se convierte en un síntoma de que la primavera está afectando a la boca, lo cual es un geran problema, ya que la saliva cumple una función fundamental como es evitar la proliferación de bacterias en la boca, y al haber menos saliva, las bacterias inundan las cavidades de la boca, pudiendo causar caries. Lo más recomendable en estos casos es beber agua con mayor frecuencia con el objetivo de hidratar las mucosas.

Además, respirar por la boca, algo inevitable si se tiene la nariz congestionada por la alergia, se puede acentuar la sequedad en la boca, en cuyo caso, la higiene bucodental es más importante todavía.

Otra de las consecuencias de la primavera para los dientes es que puede aparecer dolor en ellos, debido a la congestión de los senos paranasales, que pueden hacer que las bacterias se trasladen a los huecos maxilares y ejerzan presión sobre los dientes provocando dolor en los dientes que puede provocar la aparición de cefaleas.

Para cuidar la salud bucal en esta época del año, en la que además se puede pdecer mal aliento y presencia de quemaduras bucales debido al uso de medicamentos de administración nasal, conviene realizar una limpieza bucal más completa, utilizando hilo dental dos veces al día y enjuague al menos una vez, amén del cepillado de dientes tres veces al día.

Hacer gárgaras también es un buen hábito que permite eliminar gérmenes y bacterias, y los especialistas recomindan hacerlas con agua tibia y una cucharadita de sal, y si es con enjuague, siempre se pueden hacer mientras no lleve alcohol.

Con todo, beber el agua suficiente y tener siempre una botella cerca es fundamental, ya que con ello se evitarán muchas caries.

El seguimiento por parte de un médico y el uso de antihistamínicos puede ayudar a controlar las alergias y a reducir su impacto en la boca, aunque siempre es recomendable acudir también a un dentista, con lo que se prevendrán problemas y malestares que ayudarán a mantener una buena salud bucal, que asu vez es importante para prevenir los riesgos de las alergias.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones