Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Rosácea, la enfermedad inflamatoria que se confunde con la alergia

La rosácea es una patología inflamatoria común de la piel que se manifiesta con rubor, eritema persistente y lesiones cutáneas, pero que puede dar la cara de otras formas menos conocidas afectando principalmente a las zonas centrales de la cara, como las mejillas y la nariz, por lo que suele confundirse con la alergia.

 

Así las cosas, esta afección que puede afectar tanto a hombres como a mujeres adultos, normalmente mayores de 30 años, suele producir síntomas como escozor, ardor y aumento de la sensibilidad de la piel, aunque también puede provocar enrojecimiento ocular, quemazón, ardor y picazón.

Además, se estima que la rosácea ocular ocurre hasta en las tres cuartas partes de los pacientes con rosácea, según una revisión de estudios que concluye que con frecuencia incluye sensación de cuerpo extraño, sequedad, ardor, enrojecimiento, fotofobia, lagrimeo y visión borrosa.

Según explica el Dr. Antonio Campo, dermatólogo de la clínica Campo-Optimage de Barcelona, “lo mejor en estos casos es acudir a un dermatólogo que pueda detectar o descartar síntomas de rosácea. Porque cuanto antes se diagnostique, más probabilidades tenemos de eliminarla con éxito”.

Esta enfermedad, caracterizada por el enrojecimiento de la cara, es más habitual de lo que parece y las causas de su aparición pueden ser muy variadas, desde por predisposición genética hasta por estrés o trastornos emocionales. A los hombres les afecta más en la nariz, mientras que en las mujeres la zona de influencia son las mejillas.

Una manera de diferenciar esta enfermedad de una alergia común es comprobando si conlleva otros síntomas como acné, pápulas o pústulas, teniendo en cuenta además que se puede sentir la piel caliente y sensible, ojos resecos e irritados, y párpados inflamados y enrojecidos. La conclusión es que si hay hinchazón y los vasos sanguíneos de nariz y mejillas se inflaman, y aparecen úlceras cutáneas en forma de protuberancias inflamadas y rojizas que lucen como acné, no hay duda de que es rosácea.

Según ha explicado la doctora Susana Ranea, en el caso de las alergias estacionales, las manifestaciones son bastantes más conocidas, y "suelen presentarse a modo de prurito conjuntival y nasal con estornudos Por tanto, aunque haya picor de ojos habría que fijarse en la secreción nasal, que suele ser fina y clara. A medida que aumenta el grado de inflamación nasosinusal, los senos paranasales se bloquean y los pacientes lo describen como taponamiento nasal y una sensación de tensión o pesadez en la cabeza, mejillas y frente”.

Por su parte, la doctora María Teresa Gutiérrez Salmerón, dermatóloga y profesora titular de la especialidad del Hospital Clínico Universitario de Granada. ha indicado que “la rosácea es una enfermedad de carácter constitucional que afecta en mayor medida a mujeres que a hombres. Esta afección de la piel suele aparecer en la pubertad, cuando las personas afectadas notan que se ponen muy rojas, pero se les pasa enseguida”.

Aunque la causa de esta afección sigue siendo objeto de debate, se conocen varios factores desencadenantes, como los alimentos picantes, el alcohol, el estrés emocional, la exposición al sol/UV, los baños y las bebidas calientes.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones