infoalergico.com - Si soy alérgico al huevo... ¿puedo consumir carne de gallina o de pollo?

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Si soy alérgico al huevo... ¿puedo consumir carne de gallina o de pollo?

En los últimos meses han surgido muchas dudas sobre los huevos: que si se pueden congelar, que si se pueden comer más de dos a la semana, que si es mejor guardarlos en la nevera o que si un huevo sigue siendo comestible aunque tenga una pequeña mancha roja o marrón flotando... ahora ha surgido la duda de si alguien alérgico al huevo puede consumir carne de pollo y de gallina.. y la respuesta a la "gallega" es que "depende".

 

Para la mayoría de los comensales no hay ningún problema, sin embargo, algunas personas padecen el síndrome ave-huevo por el cual pueden experimentar síntomas respiratorios y digestivos tras tomar carne de pollo o de gallina.

Ramón de Cangas, dietista-nutricionista y doctor en Biología Molecular y Funcional, ha explicado a Maldita Ciencia que “la alergia al huevo de gallina es una reacción generada por un mecanismo inmunológico derivado de la ingesta y contacto con el huevo”, para añadir que “como es obvio, ser alérgico al huevo no significa ser alérgico a otros alimentos. En general, las personas con alergia al huevo pueden consumir carne de gallina y otras aves”.

No obstante, el experto ha señalado que sí que hay ciertas personas que pueden sufrir el llamado síndrome ave-huevo frente a una proteína “presente en las plumas y la carne de gallina e incluso otras aves, y en estos casos, su consumo sí genera problemas”. 

En este sentido, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ha indicado que la mayoría de los pacientes pueden comer carne de pollo o gallina con normalidad, “no obstante, en el caso de los alérgicos a la yema de huevo, se ha descrito, en algunos casos, una relación entre la misma y el desarrollo de síntomas respiratorios y digestivos tras la ingesta de huevo, carne de pollo, gallina, o tras el contacto con plumas, excrementos…”, señala la organización.

El síndrome ave-huevo se ha descrito sobre todo en adultos, aunque también puede afectar a niños, según la SEICAP. En este sentido, un artículo sobre este síndrome publicado en Pneuma, la revista de la Sociedad Gallega de Patología Respiratoria, Neumología y Cirugía Torácica, indica que el síndrome ave-huevo se da habitualmente en adultos, sobre todo en mujeres con una edad media de 46 años.

Los autores sostienen que las personas con este síndrome pueden presentar “síntomas sistémicos tras la ingesta de huevo de gallina o carne de pollo”.

Por su parte, Arturo Rodolfo Domínguez Lázaro, ex-jefe de servicio de Alergia en la Clínica Puerta de Hierro de Madrid, indica en el El gran libro del Huevo que en los adultos la alergia al huevo “puede ir precedida de síntomas respiratorios al contacto con las aves y posteriormente aparecer síntomas digestivos, cutáneos y respiratorios al ingerir yema de huevo o carne de pollo (síndrome ave-huevo)”.

Por otro lado, Inmaculada Sánchez-Guerrero Villajos, médica especialista en alergología y miembro del Comité de Alergia a Alimentos de la SEAIC, ha explicado a Maldita Ciencia que si una persona es alérgica al huevo y a la carne, “presentará unos síntomas tras su ingesta que podrán variar desde picor en la boca y la garganta, que desaparece sin tratamiento, hasta un shock anafiláctico con dificultad para respirar, mareo, vómitos, bajada de tensión arterial y habones (placas rojas elevadas de la piel) en el cuerpo”.

Así las cosas, Carmelo Escudero Díez, del Servicio de Alergología del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, ha confirmado a través del Instituto de Estudios del Huevo, que los adultos pueden padecer "este síndrome, que produce la alergia a proteínas de huevo o carnes de aves por sensibilización primaria a proteínas de plumas o deyecciones (excrementos) de aves a las que se ha expuesto el paciente de forma repetida”. Según explica, se trata de un síndrome producido por alergia a proteínas diferentes a las que producen la alergia al huevo en niños, hasta el punto de que “la alergia a las carnes de aves, y en particular a la de pollo, es muy infrecuente entre los niños con alergia al huevo”.

En este sntido, Sánchez-Guerrero asegura que “es excepcional que los niños alérgicos a las proteínas de huevo lo sean también a la carne de pollo, aunque sí que hay algún caso descrito”, motivo por el que Escudero subraya que los niños con alergia al huevo no deben hacer una dieta exenta de carnes de aves, y sólo a aquellos menores que hayan tenido síntomas al comer carnes de aves se les debe hacer un estudio específico para descartar alergia a sus proteínas, ya que, según ambos expertos, se trataría de “casos excepcionales”.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones