Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

La importancia para los alérgicos de cambiar el filtro de aire del coche en primavera

La primavera es una estación del año que trae algo a lo que no solemos hacer caso al volante y que puede entrañar un serio peligro: las alergias... y es que basta un poco de polen en el habitáculo para que el conductor alérgico comience a sentirse mal.

 

Es de todos conocido que la primavera es época de polinización de muchas plantas, al tiempo que las alergias son cada vez más comunes entre los españoles, y de este modo no es extraño que durante estos meses nos encontremos con situaciones en las que los ojos se inflaman y lloran, al tiempo que se producen picores en la nariz que provocan estornudos.

Así las cosas, aunque otros elementos de nuestro vehículo reciben mucha atención y se cambian de manera más o menos continua, el filtro del aire es uno de los grandes olvidados que suelen pasar desapercibidos.

Sin embargo, el filtro del aire permite la circulación de aire limpio en el habitáculo mientras se conduce, y su principal función consiste retener las partículas del exterior y evitar que se introduzcan en la cabina, convirtiéndose en una eficiente barrera ante el polen y otras sustancias parecidas, que quedan fuera del coche, evitando el riesgo de que causen cualquier tipo de reación alérgica en el conductor.

Para los conductores que no sufran los efectos de la alergia esto puede resultar una tontería, sin embargo, para los que cada primavera se encuentran a merced de este problema, puede suponer un serio riesgo para la seguridad al volante.

Mantener la atención en la vía es fundamental, y un estornudo puede hacer que se pierda de vista el camino a seguir. y provocar un pequeño despiste que podría convertirse en una colisión por alcance o cualquier otro incidente durante la conducción. Para evitarlo, lo mejor es tener los filtros del habitáculo en perfecto estado, con lo que mantener esas partículas perjudiciales fuera.

Sin embargo, el filtro de aire tiene además otras funciones, ayudando a que el aire se renueve de manera correcta, de forma que un filtro en mal estado, excesivamente sucio u obturado, puede hacer que el aire caliente no sea sustituido por aire fresco del exterior y se incremente la posibilidad de que se empañen los cristales.

Normalmente, las marcas establecen el cambio del filtro de aire aproximadamente cada 15.000 kilómetros, aunque esta cifra puede variar de manera considerable según el lugar por donde se circule... de esta manera, en una ciudad donde la contaminación es muy alta, el filtro se satura mucho antes y es conveniente cambiarlo antes de ese momento.

Hay que recordar también que estos filtros de aire funcionan además con el aire acondicionado, por lo que su uso también puede verse perjudicado.

Como conclusión, cabría decir que como ocurre en todos los elementos del coche, es necesario prestar atención al estado del filtro del aire y realizar el cambio cuando lo establece el fabricante, como mínimo, lo cual nos ayudará a respirar mejor durante la conducción y, de paso, a evitar algún susto provocado por la alergia.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones