Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Llega a las playas gallegas una plaga de carabelas portuguesas que pueden causar alergias

Las playas de Coruña y buena parte de las de Ferrol continúan cerradas por la presencia en agua y arena de las temidas carabelas portuguesas, que han llegado a la costa arrastradas por los temporales y otros fenómenos.

Las borrascas, el cambio climático y el descenso de las tortugas marinas, que están en peligro de extinción y se alimentan de medusas, podrían estar detrás de este hecho, ha asegurado el biólogo de la Coordinadora para el Estudio de Mamíferos Marinos (CEMMA) Alfredo López.

La carabela portuguesa (Physalia physalis), llamada también falsa medusa por su parecido a este invertebrado marino, que también pertenece a la familia de los cnidarios, es una especie acuática que suele encontrarse en mar abierto en las aguas cálidas.

La creciente presencia en las playas de este animal y de las medusas tiene como origen el descenso del número de tortugas marinas que se alimentan de estas especies y se encuentran “al borde de la extinción en este momento” debido a las actuaciones humanas. Esta conjunción de circunstancias constituye un peligro para las personas, pues las picaduras de las carabelas portuguesas pueden provocar intenso dolor, alergias o problemas respiratorios, dado que la neurotoxina secretada por sus tentáculos posee una alta toxicidad.

Todos los cnidarios tienen células urticantes, lo que significa que disparan un gancho y ese gancho tiene una sustancia tóxica, pero el problema no es tanto la toxicidad, sino la diferente respuesta que tengan las personas a ella, de forma que hay personas más sensibles, menos sensibles y las hay alérgicas, aunque este tipo de alergia no se conoce hasta el contacto con el animal.

Por este motivo, varios Ayuntamientos de la provincia de Coruñ han decidido cerrar playas y prohibir el acceso a las mismas, aunque pese a que el Gobierno local coruñés está trabajando para eliminar la plaga, el responsable de CEMMA afirma que es “imposible” erradicarlas, ya que su llegada “es un proceso natural”, llegando a precisar que “podemos cerrar una playa y recogerlas si no hay muchas, pero son medidas paliativas".

Al ser una especie que acude a las aguas cálidas, las diferentes provincias del mediterráneo han tenido que tratar con este ser vivo en multitud de ocasiones, y la última fue en verano, cuando municipios como Denia, Benidorm o Marbella tuvieron que cerrar sus playas o prohibir el baño ante la existencia de las carabelas portuguesas.

Además, diversos ayuntamientos impartieron cursos sobre cómo tratar con ellas y sus picaduras, que a pesar de no ser mortales pueden causar estragos debido a la neurotoxina secretada por sus tentáculos, que posee una alta toxicidad.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones