Un bulo usa fotos manipuladas para denunciar reacciones cutáneas a las mascarillas

Se han prodigado en Internet una serie de imágenes que supuestamente muestran reacciones cutáneas a las mascarillas, pero la realidad es que algunas de esas fotos han sido descontextualizadas o manipuladas y algunas de ellas salen de bancos de imágenes y páginas webs a las que fueron subidas años antes de la pandemia de la COVID-19, mientras que otras sí se deben al uso de ropa de protección, pero han sido manipuladas para resaltar las marcas de la cara.

El collage incluye la foto de una niña que, según su madre, habría tenido una reacción alérgica tras usar la mascarilla, aunque los expertos explican que habría que realizarle una prueba para confirmarlo y que podría ser otra patología.

A través de una búsqueda inversa de imagen, en el portal de verificación de bulos Maldita encontraron que esta foto sale del banco de imágenes iStock, donde indican que muestra a una niña que sufre varicela y no una reacción cutánea a la mascarilla. De hecho, la foto fue subida al banco de imágenes el 21 de mayo de 2016, más de tres años antes de la pandemia de la COVID-19. Además, al final de la página incluyen otras fotos de la niña, donde se ve que presenta las mismas heridas en todo el cuerpo.

En otro caso, también encontraron que la imagen forma parte del banco de imágenes iStock, y según el pie de foto, muestra a "una mujer mayor feliz y sonriente". La mujer ha hecho de modelo en otras fotos del banco de imágenes, en una de las cuáles se asegura que las marcas de la cara se deben a que sufre rosácea, una enfermedad crónica que afecta a la piel.

Además de que en ninguna de esas imágenes se hace mención alguna a las mascarillas, la foto que aparece en el collage fue subida al portal el 7 de noviembre de 2016. Es decir, más de tres años antes de que surgiera la pandemia de la COVID-19 y de que se generalizara el uso de la mascarilla.

En un artículo de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), se asegura que "no se conocen con exactitud las causas que provocan la rosácea", pero que "la exposición a la radiación ultravioleta sin una protección adecuada, las temperaturas extremas, el estrés emocional, las bebidas alcohólicas o las calientes" pueden agravar los síntomas.

En otra publicación, la AEDV explica que "el uso frecuente y prolongado de mascarillas puede agravar los problemas de acné o rosácea", pero la imagen incluida en el collage fue subida en noviembre de 2016, por lo que no está relacionada con la pandemia de la COVID-19.

Otra imagen del collage muestra la barbilla de un bebé, y fue subida a Wikipedia el 11 de abril de 2018, más de un año y medio antes de la pandemia de la COVID-19. En la descripción de la imagen tampoco se hace referencia en ningún momento a las mascarillas y se asegura que las heridas han sido causadas por el eczema herpitcum, una infección de la piel. Además, en la versión completa de la foto se puede ver que el bebé también presenta las heridas en la parte superior de la cara, donde no hay contacto con la mascarilla.

Otra de las imágenes muestra a una mujer sonriente con una marca en el centro de la cara. En este caso, se trata de una sanitaria italiana llamada Valeria Zedde, quien la subió a su Instagram el 13 de marzo de 2020. En la descripción de la imagen, explica que esa es la cara que se le quedó tras seis horas de trabajo utilizando "ropa protectora que duele y hace sudar". Sin embargo, la foto de Zedde ha sido saturada posteriormente para resaltar las marcas causadas por esa protección personal.

La última foto que conforma el collage fue subida a Facebook por la usuaria Mina Sab, quien decía que la que posaba en ella era su hija tras sufrir una reacción alérgica a la mascarilla. Aunque la publicación ya ha sido borrada, Sab agradeció a todos los que la habían compartido y subió otra foto con los medicamentos que le había dado a su hija tras la supuesta reacción.

Después de que la imagen se viralizara en Francia, Les Décodeurs, sección de verificación de Le Monde que forma parte del International Fact-Checking Network (IFCN), consultó a algunos expertos si la marca de la foto podría deberse a una alergia a la mascarilla, y obtuvo que la dermatóloga del Hospital de Burdeos y miembro de la Sociedad Francesa de Dermatología Brigitte Milpied aseguró que "podría haber reacciones a la mascarilla que no son alérgicas. El mero hecho de que sea rojo no quiere decir que la mascarilla tenga una sustancia alérgica". 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones