Cuando se padece alergia al alcohol...

Si la cabeza late con fuerza, el estómago no te sigue la corriente y te sientes mal en general, entre las posibles causas podría estar que bebiste demasiado alcohol anoche. Sin embargo, en algunas personas no es tanto la cantidad de alcohol ingerido, sino simplemente no toleran bien las bebidas alcohólicas, independientemente de la cantidad.

Quienes padecen alergia al alcohol suelen sentirla poco después de beberlo, cuando la nariz se hincha, el corazón late fuerte y la cara se enrojece, lo que lleva a sospechar quese podría padecer esta intolerancia.

La alergia al alcohol existe de verdad”, ha explicado el Dr. Thomas Fuchs del Centro Médico Universitario de Göttingen y vicepresidente de la Asociación Médica de Alergólogos Alemanes, "sin embargo, es extremadamente rara”, y lo que parece alergia al alcohol a menudo no es alergia en absoluto.

El hecho de que el alcohol puro cause problemas es de esta manera una esoecie de rareza, y la mayoría de las veces no se reacciona al alcohol, sino a otras sustancias en las bebidas, como la histamina o los sulfitos.

Según Fuhs, "no es una alergia clásica, sino una intolerancia", por lo que también habla de una pseudo-alergia. Estas sustancias no estimulan el sistema inmunológico, sino otros sistemas del cuerpo para que se produzca una reacción. A diferencia de una alergia, no se activan los anticuerpos y asumimos que se trata de déficits funcionales en el sistema de degradación.

La descomposición del alcohol se produce en el cuerpo en gran medida a través del hígado, que metaboliza más del 90 % del alcohol que consumimos. Una pequeña parte también se excreta a través de los pulmones, la piel y los riñones, con la orina. Sin embargo, no se bebe alcohol puro, sino una mezcla de diferentes sustancias.

El vino tinto, por ejemplo, suele contener niveles particularmente altos de histamina, y el cuerpo la produce por sí mismo como una sustancia mensajera. Pero algunas personas tienen problemas para descomponerla. Si se añade histamina desde fuera a través de la comida, se pueden desarrollar síntomas como la congestión nasal., lo que se llama intolerancia a la histamina, es decir, las personas pueden tolerar una cierta cantidad de alimentos que contienen histamina. Sin embargo, por encima de cierto límite, desarrollarán síntomas que se producen no sólo cuando beben vino tinto, sino también después de comer queso viejo, salchichas o pescado enlatado.

El alcohol puede intensificar las reacciones alérgicas, y una suposición es que existe un trastorno de cierta enzima que descompone la histamina. Sin embargo, también hay personas en las que la enzima está degradada pero que no experimentan ningún síntoma.

Algunas personas también reaccionan a los sulfitos, que se encuentran como antioxidantes en muchos vinos blancos y otros productos de la uva. Además, ciertas bebidas también contienen otras sustancias que pueden desencadenar una alergia, por ejemplo el lúpulo de la cerveza.

Como regla general, se debe tener cuidado al beber alcohol, ya que es un veneno celular que daña el cuerpo y puede provocar la muerte en caso de intoxicación alcohólica aguda, así como en caso de consumo a largo plazo.

En este sentido, el Centro Federal de Educación para la Salud aconseja a los hombres que no beban más de 24 gramos de alcohol puro al día, lo que corresponde a dos vasos de cerveza o 0,25 litros de vino; mientras que a las mujeres se les aplican valores más bajos.

Como muestra de las ventajas del alcohol, se dice que la cerveza ayuda a evitar la pérdida de apetito, mantiene el corazón sano y ayuda a evitar el agotamiento. Sin embargo, cada vez hay más señales de que el alcohol de la cerveza causa más perjuicio que beneficio, y desafortunadamente, la cerveza no puede ser descrita como saludable, a menos que se elija una variante sin alcohol.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones