Cuando las alergias estacionales afectan a las mascotas...

El aumento del polen provoca en las personas alérgicas estornudos y ojos llorosos, pero las mascotas también tienen este tipo de alergias, que exhiben de diferentes maneras.

Según explica Ekaterina Mendoza-Kuznetsova, dermatóloga veterinaria de la Escuela Cummings, “las alergias son la causa más común de problemas de la piel en perros y gatos en los países occidentales”, y recuerda que el síntoma principal para la mayoría de los pacientes, picazón, es el mismo. Sin embargo, la forma en que se manifiesta esta picazón y las áreas afectadas son diferentes en gatos y perros. 

Los perros pueden tener picazón en la cara y el cuello, y muy comúnmente se lamen las patas. Si el dueño nota que el perro está lamiéndose los pies, especialmente entre los dedos, debe intentar mirar entre los dedos, especialmente desde la parte inferior, ya que la piel roja e inflamada de la pata es clásica para las alergias ambientales y alimentarias; mientras que para una alergia a las pulgas, un perro probablemente desarrolla lesiones en la espalda, la cola, la parte posterior, los muslos y, a veces, en el abdomen.

En los perros, las alergias alimentarias o ambientales pueden desencadenar como efecto secundario, otitis o inflamación en los oídos, hasta el punto de que "la mayoría de los perros con alergias ambientales tienen otitis crónica y recurrente. Pero una alergia a las pulgas por sí sola generalmente no causa la afección”, según ha destacado Mendoza-Kuznetsova.

Tanto en gatos como en perros, toda esa picazón puede causar otro efecto secundario: infecciones de la piel. La experta ha explicado en este sentido que “si la piel está dañada, las mascotas están expuestas a un crecimiento excesivo de bacterias, lo que puede provocar una infección bacteriana. La infección puede tratarse con un antibiótico, aunque existe el riesgo de que la bacteria pueda mutar y volverse resistente a los antibióticos”.

Los expertos apuntan a dos causas principales de alergias estacionales en las mascotas: polen y pulgas. El polen es más prominente en épocas más cálidas del año, y el momento de los síntomas depende de la mascota y a qué tipo de polen son alérgicos; mientras que las pulgas también son más comunes en climas cálidos desde la primavera hasta el otoño, cuando el calor y la humedad alientan a los huevos de las pulgas a eclosionar rápidamente, madurar, reproducirse y poner aún más huevos.

Por otro lado, algunas mascotas son hipersensibles a las pulgas y reaccionan a una sola picadura, incluso si la pulga ya no está presente, e incluso si la mascota había sido tratada previamente con prevención de pulgas, lo que puede ser confuso para los dueños de mascotas que creen que si no pueden ver un montón de pulgas, entonces no están en la casa o en el animal.

Además, los dermatólogos subrayan que incluso los gatos de interior que nunca salen, pueden contraer pulgas, ya que los insectos llegan a la mayoría de las casas solos, a espaldas de otras mascotas o incluso a personas (aunque en pequeñas cantidades).

Los profesionales resaltan la importancia de que todas las mascotas deben ser tratadas con tratamientos preventivos contra las pulgas, independientemente de si salen al aire libre. Los productos de control de pulgas no evitan que las pulgas piquen; más bien, matan a las pulgas una vez que muerden, pero cuanto más rápido mueren, menos picaduras producen.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones