Cuando la vacuna de la gripe podría provocar alergia...

El virus de la influenza es en la mayoría de los casos el responsable de la gripe anual que padecen muchas personas, y para evitarlo, la mayoría de la población elige prevenirlo con la vacuna de la gripe.

Ponerse la vacuna contra la influenza sirve para que las posibilidades de contraer la gripe y pegársela a otro sean mínimas, aunque siempre existe la probabilidad de cogerla, menos fuerte que si no te vacunas.

La gripe puede dejar en cama durante una semana al afectado con fiebre, temblores, falta de apetito, mocos, tos, entre otros síntomas que hacen que tu estancia en la cama no sea para nada divertida; pero todas las personas con más de seis meses de vida pueden vacunarse de forma anual.

Eso si, siempre quedan las dudas de si ponértela o no, y para ello lo mejor saber que puede suceder cuando te vacunas, ya que existen mitos sobre ella, como la duda de si las mujeres embarazadas deben o no vacunarse. En general, las mujeres y los ancianos tienen que vacunarse para evitar coger el virus de la Influenza, y las mujeres embarazadas, al vacunarse, se están protegiendo tanto ellas como sus bebés. Es más, si están en plena lactancia también pueden recibirla.

Otro mito es que si te vacunas coges la gripe, lo cual es rotundamente falso, ya que aunque la vacuna contra la influenza contiene el virus, este está sin activar, por lo que no es infeccioso para el organismo, haciendo que el sistema inmunitario lo detecte y se proteja contra él.

Todos los medicamentos pueden llegar a provocar efectos secundarios, aunque no suelen ser demasiado fuertes, excepto en casos concretos. Lo normal es que los síntomas que aparezcan por ponerse la vacuna de la gripe no seas demasiado fuertes y se vayan en poco tiempo. No obstante, si se tienen pueden ser que la zona donde te hayan pinchado la vacuna se ponga roja, se inflame o que  duela, pudiendo llegar a darte fiebre.

En otras ocasiones puede provocar dolores de cabeza, fatiga o náuseas, además de dolores musculares leves.

También es posible después de que te pongas la vacuna de la gripe que tengas otro tipo de síntomas secundarios que hagan que te sientas mal, tales comoiebre altacambios de comportamiento, o reacciones alérgicas. Cuando una vacuna o algo te da alergia tu organismo responde de manera exagerada para avisarte de que lo que sea que le estás administrando no te está sentando bien. De esta manera, puedes notar, por ejemplo, que te pones pálido.

La ronquera es un síntoma de alergia que no se tiene en cuenta, y que supone dificultad para tragar. En este caso pueden salir ronchas y urticaria, y es posible que se tenga el ritmo cardíaco acelerado además de sentir debilidad y mareos.

En algunos estudios se defiende que la administración de la vacuna de la gripe contra la influenza puede llegar a provocarte el Síndrome de Guillain-Barré, un trastorno del sistema inmunitario que hace que tu propio organismo ataque a los músculos de tu cuerpo, y cuyos síntomas son hormigueo y debilidad en las extremidades. No se considera un factor de riesgo como tal, porque tan solo sucede en una o dos personas por cada millón que se vacuna, y es más común tener este tipo de trastorno inmunitario después de haber pasado el virus de la gripe influenza que cuando se administra la vacuna para repelerlo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones