Cuando se padece alergia al frío en estas fechas invernales...

Estamos en pleno invierno, y es posible que muchas personas lleven algunas semanas sufriendo los síntomas de una especie de resfriado perpetuo que llega acompañado de ee congestión y estornudos que no desaparecen. Para muchas personas, el clima frío es más que una condición climatológica, y se convierte en una molestia que puede desencadenar ataques de asma, hacer que nuestra piel se seque o inducir dolor en las articulaciones.

Se calcula que una de cada 100.000 personas desarrolla en estas fechas una reacción alérgica al frío, sufriendo reacciones físicas intensas a las bajas temperaturas, como erupciones cutáneas y urticaria, hinchazón, fatiga, dolor de cabeza, sibilancias y dificultad para respirar. Estas personas padecen lo que se denomina urticaria por frío, que no es sino la forma médica de decir que el cuerpo reacciona de forma negativa cuando su cuerpo entra en contacto con el frío.

La alergia al frío es una reacción a una amplia gama de alérgenos e irritantes, y está causada por histaminas, un compuesto que nuestro cuerpo produce para movilizar el sistema inmunitario contra las amenazas. El mecanismo de acción de este tipo de alergia es similar al de otros alérgenos comunes como el polen o los frutos secos.

De esta manera, de la misma forma que sucede con otras alergias, las personas alérgicas al frío tienen reacciones graves cuando se exponen al clima frío. La gravedad y los síntomas varían según la persona, pero pueden incluir reacciones cutáneas, como erupciones en partes de la piel expuestas al aire frío o, en casos severos, presión arterial baja, palpitaciones del corazón o dificultad para respirar.

La erupción suele empezar unos minutos después de la exposición y dura aproximadamente unas dos horas, según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, y aunque esta condición es particularmente relevante durante la temporada de invierno, algunas personas pueden incluso tener problemas al comer alimentos fríos.

Otro de los desencadenantes de esta alergia es nadar en agua fría en un día caluroso, hacer ejercicio en un día frío y ventoso o incluso tomar una cerveza bien fresca en un caluroso día de verano.

Las temperaturas frías pueden causar la activación de los mastocitos, lo que conduce a la liberación de histaminas e inflamación, de ahí la aparición de cicatrices. El cuerpo percibe la exposición al frío como un invasor extraño y ataca el tejido sano que está expuesto.

En la mayoría de los casos, la alergia al frío se manifiesta durante la adolescencia, afectando tanto a hombres como a mujeres.

La prueba de diagnóstico principal es la de la estimulación por frío, y consiste en colocar un cubito de hielo en el antebrazo durante unos cuatro o cinco minutos, evaluando la zona a intervalos de uno, tres, cinco y diez minutos para detectar la aparición de ronchas o manchas.

Los síntomas generalmente se pueden prevenir con antihistamínicos, así como medidas de precaución como asegurarte de que todas las partes del cuerpo están cubiertas antes de salir al aire libre en invierno. Los antihistamínicos no eliminan la alergia, sino que suprimen la respuesta natural del cuerpo al desencadenante de la alergia al bloquear la liberación de histamina. En este sentido, para los expertos, es más fácil prevenir la erupción que tratar la alergia; al tiempo que el uso regular de antihistamínicos puede mantener bajos los niveles de histamina.

Es importante mantener la piel siempre bien hidratada, ya que la barrera contra la humedad es clave para mantener la alergia a raya. En los casos más severos, quienes padecen urticaria por frío pueden necesitar un EpiPen para evitar daños graves. La epinefrina administrada a través de un EpiPen ayuda a estrechar los vasos sanguíneos para mantener la presión arterial y aumentar el flujo de aire en los pulmones.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones