infoalergico.com - Cuando se padece alergia al sol...

Cuando se padece alergia al sol...

La «alergia al sol» es un concepto para describir varias enfermedades en las que se produce una erupción que conlleva enrojecimiento y picazón en la piel tras haber estado bajo la exposición solar, aunque la forma más común es la conocida como «intoxicación solar».

Algunos medicamentos o el contacto con cierto tipo de plantas como la chirivía o las limas pueden desencadenar esta irritación en la piel; mientras que otras personas pueden sufrir esta alergia debido a condicionantes hereditarios.

Los efectos de la alergia al sol son facilmente reconocibles en la piel, pero varían según la gravedad de cada caso. Enrojecimiento, picor o dolor, pequeños bultos, descamación, costras, sangrado o ampollas son los principales síntomas de esta enfermedad y suelen aparecer a las pocas horas de haber tomado el sol.

Los casos más leves pueden desaparecer sin ninguno tipo de tratamiento, sin embargo, los más graves suelen necesitar un tratamiento con cremas de esteroides o píldoras. Además, las personas que sufran alergia al sol, deberán tomar prevenciones como llevar una vestimenta apropiada para evitar la exposición solar.

La mayoría de los efectos de esta alergia mejoran en un día o dos pero, en cualquier caso, debemos informarnos de qué medicamentos nos provocan sensibilidad a la luz. Para ello, se recomienda hablar con el médico y aplicar lociones humectantes a las zonas irritadas para aliviar las molestias.

Si se sufre sensibilidad al sol, se pueden tomar una serie de medidas para evitar una reacción en la piel. En primer lugar, reducir la cantidad de tiempo que se está en el sol y no exponerse entre las 10.00 h. y las 16.00 h., que son las horas más críticas.

Es conveniente tomar el sol de forma progresiva y aumentar la cantidad de tiempo al aire libre gradualmente para que las células de la piel se adapten a la luz; de la misma manera que es importante protegerse ante la exposición solar.

Por otro lado, es importante usar gafas de sol y ropa protectora, es decir, prendas de manga larga con tejidos que no permitan pasar los rayos UV. Además, hemos de aplicarnos protector solar cada vez que nos vayamos a exponer a la luz solar, repetidas veces durante el día, especialmente si nos mojamos o sudamos. Esta crema debería tener un factor de protección de, al menos, 15.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS