Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Relacionan el parto y la microbiota intestinal con la alergia en los niños

Un nuevo estudio ha descubierto un vínculo causal entre el parto por cesárea, la microbiota intestinal baja y la sensibilidad o alergia a determinados alimentos en los bebés, especialmente en aquellos de ascendencia asiática.

 

El trabajo, desarrollado por un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Alberta en Canadá y publicado en la revista de la Asociación Estadounidense de Gastroenterología indaga en las causas por las que aumenta el riesgo de sensibilidad a los alimentos y que pueden ayudar a predecir qué bebés tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud como asma, sibilancias, eccema o rinitis alérgica en el futuro.

El estudio, liderado por Anita Kozyrskyj, analiza las bacterias intestinales de 1.422 bebés, examinando muestras fecales recogidas a los tres o cuatro meses de edad y nuevamente al año, tras lo que se identificaron diversas trayectorias típicas para el desarrollo bacteriano, incluida una en la que los bebés tenían niveles persistentemente bajos de bacteroides, un tipo de bacteria que se sabe que es fundamental para el desarrollo del sistema inmunológico. Este perfil fue más común en los bebés nacidos por cesárea.

A los bebés se les realizaron pruebas de punción cutánea al año y a los tres años de edad para evaluar su reacción a una variedad de alérgenos, incluidos el huevo, la leche y el cacahuete, y se descubrió que los bebés con niveles bajos de bacteroides tenían un riesgo tres veces mayor de desarrollar sensibilidad al cacahuete a los tres años, y el riesgo era ocho veces mayor para los bebés nacidos de madres de ascendencia asiática.

El equipo hizo más análisis estadísticos para buscar lo que se conoce como mediación o efectos causales entre la exposición y el resultado. “En este caso, observamos que había una asociación entre la etnia asiática y la sensibilidad al cacahuete, y luego el análisis de mediación proporcionó evidencia adicional de la asociación causal con la cesárea”, ha subrayado Kozyrskyj.

Los investigadores observaron que los bebés con niveles bajos de bacteroides también tenían niveles más bajos de esfingolípidos, proteínas que son clave para el desarrollo celular y la señalización en muchas partes del cuerpo, incluido el sistema inmunológico.

La microbiota intestinal es la principal fuente de estas proteínas, y los niños que tienen esta deficiencia en sus células inmunitarias pueden tener más probabilidades de desarrollar alergias alimentarias. “A medida que se desarrolla la microbiota intestinal, también lo hace el sistema inmunológico del intestino, entrenando al intestino para reaccionar a los patógenos y ser tolerante con los alimentos que necesitamos”, ha asegurado Kozyrskyj.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS