Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Descubren una proteína natural que frena las alergias graves y el asma

Una investigación de la Universidad Nacional Australiana (AN) con ratones transgénicos y cultivos de células tomadas de amígdalas de personas, ha demostrado que el organismo del ser humano es capaz de defenderse de errores que derivan en afecciones como el asma, las alergias alimentarias o el lupus.

 

Se trata de una conclusión que llega gracias a la detección de una proteína llamada neuritina, que tiene su origen en células inmunes, y actúa como una especie de antihistamínico, de forma que, según ha exoplicado la inmunóloga Paula González-Figueroa a la revista Science Alert, “hay más de 80 enfermedades autoinmunes, y en muchas de ellas encontramos anticuerpos que se unen a nuestros propios tejidos y nos atacan en lugar de enfrentarse a los patógenos, virus y bacterias”.

Con la neuritina se evita la formación de células productoras de anticuerpos dañinos, conclusión a la que el equipo de González-Figueroa tardó más de cinco años en llegar utilizando para sus investigaciones ratones modificados genéticamente y células humanas cultivadas en laboratorio. Estos roedores transgénicos carecen de las células Tfr productoras de neuritina, por lo que tenían muchas posibilidades de morir por anafilaxia.

Sin embargo, sí produjeron una población de células plasmáticas defectuosas al principio de su vida, por lo que el estudio concluyó que estas son las que desarrollaron antígenos. "Los ratones deficientes en Tfr tratados con neuritina parecían sanos", han explicado González-Figueroa y sus colegas en el tranajo, explicando que el tratamiento provocó igualmente la desaparición de la población de células B rebeldes.

Con la neuritina se evita la formación de células productoras de anticuerpos dañinos, de forma que "si este enfoque tuviera éxito, no tendríamos que agotar las células inmunes importantes ni debilitar todo el sistema inmunológico; en cambio, solo necesitaríamos usar las proteínas de nuestro propio cuerpo para asegurar la tolerancia inmunológica", ha subrayado González-Figueroa.

Los investigadores están tratando de comprender por completo estos mecanismos inmunes, además de los efectos de la neuritina en otros procesos celulares, y si bien hasta ahora se ha analizado esta proteína como parte del sistema nervioso humano, la forma en que actúa en las células no está del todo clara.

Para averiguarlo, analizaron glóbulos blancos de sangre humana y amígdalas en presencia de la proteína, revelando pistas sobre su acción interna, obteniendo unos resultados que podrían conducir a una mejor comprensión de cómo utilizar la neuritina en el futuro para tratar las afecciones inmunológicas.

En opinión de la profesora Carola Vinuesa, autora principal del estudio, "esto podría ser más que un nuevo medicamento, podría ser un enfoque completamente nuevo para tratar alergias y enfermedades autoinmunes", al tiempo que añadía que "si este enfoque tuviera éxito, no necesitaríamos agotar las células inmunes importantes ni debilitar todo el sistema inmunológico; solo necesitaríamos usar las proteínas que nuestro propio cuerpo usa para asegurar la tolerancia inmunológica".

Así las cosas, si los investigadores tienen razón, y la neuritina demuestra ser segura, quizá algún día los alérgicos y afectados por trastornos autoinmunes puedan controlar su enfermedad de una forma más eficaz y segura.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS