Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los alérgicos.

Una proteína de la leche materna podría reducir el riesgo de alergias en el bebé

Una gran presencia en la leche materna de la proteína específica interleukina 10, del grupo de las citoquinas, podría ayudar a proteger al bebé frente al desarrollo de alergias, debido a su capacidad antiinflamatoria, según una investigación liderada por la pediatra Mercedes Murray.

 

La investigación objeto de la tesis doctoral de Mercedes Murray, pediatra especializada en nutrición y enfermedades metabólicas del Hospital Universitario de Canarias, titulada «Influencia de los factores genéticos en el contenido en citoquinas de la leche materna y su relación con enfermedades de base alérgica», motivó a esta especialista para profundizar en el asunto e indagar en cómo a través de la leche materna «se vehiculizan numerosos agentes inmunológicos, entre ellos citoquinas, que influyen en el desarrollo y maduración del sistema inmune del neonato, pudiendo modular su predisposición a padecer diversas enfermedades».

Se trataba de esclarecer si ciertas citoquinas presentes en la leche humana y sus variantes genéticas o polimorfismos, podrían ejercer un efecto directo sobre el riesgo de padecer alergia en la madre o el lactante. Según ha precisado Mercedes Murray, "las citoquinas son pequeñas proteínas que participan en el desarrollo del sistema inmune y en la respuesta a los alérgeno".

El estudio se desarrolló durante cinco años, durante los que se analizaron muestras de leche materna de 148 mujeres lactantes de Canarias, con una aportación del Banco de Leche del Hospital 12 de Octubre de Madrid, que fue pionero en el ámbito de la donación de leche humana.

La muestra contaba con un 44,6 % de mujeres alérgicas frente a un 55,4 % de madres sin antecedentes de enfermedades de base alérgica y se trataba en su mayoría de mujeres con un alto nivel cultural, con elevadas tasas de lactancia materna exclusiva a los 4 y 6 meses, así como un alto porcentaje de lactancia más allá de los 18 meses postparto.

En la investigación se utilizaron técnicas para medir la presencia de 12 subtipos de citoquinas en la leche materna, así como sus pequeñas variaciones o polimorfismos.

Según ha subrayado la investigadora, "la leche materna tiene muchos componente bioactivos y por eso es tan milagrosa, nunca podrá ser imitada completamente por una fórmula desarrollada en laboratorio: contiene células, entre ellas linfocitos, anticuerpos, etc, y entre esos componentes están las citoquinas que, ya en estudios previos, se habían detectado en la leche y se había estudiado cómo algunas de ellas podían influir en las alergias del bebé",

Se trata del primer estudio descrito en el que se analizan de forma simultánea la concentración de citoquinas en leche materna, diversos polimorfismos de una sola base de estas citoquinas, y su relación con el padecimiento de alergia en la madre y el lactante, y para el estudio se realizó un seguimiento de las mamás participantes y sus bebés hasta los 18 meses, fecha en la que se encuestaba de nuevo a las madres sobre si los niños presentaban alguna señal de alergia.

Hasta un 22,2 % de los lactantes había sido diagnosticado de algún tipo de enfermedad alérgica a la edad de 18 meses, en su mayoría dermatitis atópica.

Como principales resultados, se halló de forma significativa que los bebés que habían desarrollado dermatitis atópica se habían alimentado de leche materna en la que había menor presencia de la citoquina interleukina 10 (IL10) y tras el estudio de polimorfismos, se pudo demostrar un mayor riesgo de padecer dermatitis atópica y alergia alimentaria en sujetos homocigotos TT para el polimorfismo rs2522411 de IL5.

La doctora Murray ha precisado que la IL10 tiene actividad antiinflamatoria, con lo que en cierto modo si tiene mayor presencia en la leche materna podría estar frenando la posibilidad de que el bebé desarrolle alergias.

Por el momento no hay posibilidad de influir previamente en que haya una mayor o menor presencia de este tipo de proteínas en la leche materna, ya que para ello habría que realizar más investigaciones al respecto para poder sentar conclusiones más firmes en torno a este tema.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS