El gusano del corazón podría provocar alergias a los dueños de mascotas

El parásito Dirofilaria immitis, conocido como gusano del corazón, es el causante de una infestación parasitaria transmitida por mosquitos tanto a animales de compañía como a humanos. Se trata de una enfermedad zoonósica que muestra un riesgo de infección más alto en aquellas zonas con alta prevalencia canina.

Un equipo de investigadores de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria en colaboración con la Universidad de Salamanca han llevado a cabo un estudio que ha sido publicado en la revista cientíca Animals y en el que han participado varios investigadores liderados por el catedrático de Medicina Animal de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Alberto Montoya. Entre estos investigadores se encuentra la veterinaria Elena Carretón, primera mujer española en presidir la Sociedad Europea de Dirofilariosis y Angiostrongilosis, que dedica parte de su actividad profesional a concienciar sobre esta enfermedad.

Carretón participa en la segunda edición de la Guía de los expertos en dirofilariosis resolviendo consultas a veterinarios a través de la plataforma el Especialista Responde de Fatro.

Los investigadores apuntan que existe evidencia de desarrollo de alergias debido a infecciones por nematodos en animales y humanos, y han destacado que estudios previos ya habían demostrado una posible relación entre alergias y seropositividad a dirofilariosis.

Para llevar a cabo el experimento, los investigadores realizaron un estudio epidemiológico en 248 propietarios de perros con o sin infección por dirofilariosis en las Islas Canarias. En la encuesta se mostró que el 51,3 % de los dueños alérgicos tenían un perro positivo a Dirofilaria y se encontraron diferencias significativas en distintos marcadores entre propietarios alérgicos o no alérgicos, según el perro fuera negativo o positivo a dirofilariosis.

Además, se analizaron 66 muestras de suero para detectar la presencia de marcadores de alergia inespecíficos (Inmunoglobulina E o IgE) y específicos para dirofilariosis (IgE contra Dirofilaria immitis y Wolbachia) y los resultados mostraron que las personas que estuvieron en contacto con Dirofilaria immitis y Wolbachia mostraron IgE total e IgE específica frente al gusano del corazón con mayor frecuencia.

El análisis estadístico de los datos mostró que los propietarios alérgicos tenían perros positivos para dirofilariosis con mayor frecuencia. De las muestras humanas analizadas, el 43,9 % fueron seropositivas a dirofilariosis y la bacteria Wolbachia, relacionada con la infección de este parásito. Asimismo, las concentraciones de IgE total aumentaron en un 34,5 % de muestras seropositivas y en un 8,1 % de muestras seronegativas. La IgE específica contra la dirofilariosis solo se encontró en muestras humanas seropositivas (17,2 %).

Aunque los investigadores admiten que estos resultados no son indicativos de causalidad, sino de correlación, y el número de propietarios alérgicos y no alérgicos fue similar entre los propietarios de perros infectados por dirofilariasis, el estudio epidemiológico mostró una mayor prevalencia de propietarios alérgicos que viven con perros infectados.

Por todo ello, los autores consideran que, aunque hay que abordar los resultados “con cautela”, el contacto con el gusano del corazón podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades alérgicas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS