Las reacciones alérgicas nos protegen del cáncer de piel

Los componentes del sistema inmune que provocan ciertas reacciones alérgicas pueden ayudar a proteger nuestra piel frente al cáncer según se desprende de un estudio elaborado en el Imperial College de Londres publicado en la última edición de Nature Immnology.

La investigación se focalizó en algunas defensas de la piel previamente desconocidas que según los responsables del estudio “podrían abrir vías para desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer de piel”.

En el Reino Unido, el 44 % de la población sufre algún tipo de alergia y sin embargo aún no se conocen las razones por las que el número de alérgicos no para de incrementarse. El equipo de investigadores proponía en estudios anteriores lo que han llamado “hipótesis de la toxina” que considera que exponer nuestro cuerpo a ciertas toxinas ambientales y productos químicos podría ser el desencadenante de ciertas alergias.

El nuevo estudio se centra en un anticuerpo llamado inmunoglobulina E o IgE, que es parte del sistema inmune y desencadena reacciones alérgicas al reconocer erróneamente una sustancia inofensiva, como los cacahuetes, como un peligro.

El cuerpo lanza un ataque, bajo instrucciones de la IgE, que produce erupciones en la piel e hinchazón de la cara, la boca y, en casos graves, las vías respiratorias. A pesar de que las acciones evidentes de la IgE que tienen tan graves consecuencias en el cuerpo, los científicos todavía desconocen su papel original, y si sirve para algún propósito útil.

La investigación sugiere que el anticuerpo puede tener un papel crucial en la defensa contra el daño causado por los químicos ambientales y, por lo tanto, protege contra el cáncer. La IgE se acumula en el sitio de la piel y evita que las células dañadas se conviertan en tumores cancerígenos.

También se realizó el estudio sobre 12 pacientes con canciroma de células escamosas, el segundo tipo de piel que más comúnmente desarrolla cáncer de piel. Los resultados sobre estos pacientes demostraron que todos los tumores, tenían IgE presente y cuando el análisis se amplió a más pacientes, se demostró que los tumores más peligrosos o de “bajo riesgo” tenían más células portadoras de IgE, mientras que los tumores más graves tenían menos, lo que sugiere que este anticuerpo podría tener algún tipo de efecto protector frente al cáncer.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS