Las mimosas en flor podrían provocar graves alergias

Este invierno templado en cuanto a temperatura ha favorecido que muchas mimosas estén en plena floración antes de lo habitual, lo que supone un grave riesgo para la salud de algunos alérgicos. La mimosa es un árbol que se utiliza como árbol ornamental, de ahí que sea normal encontrarlo en parques, calles, paseos...

Cada febrero florece, ofreciendo un color dorado muy característico, y al ser un árbol que proviene de Australia y Tasmania, crece rápidamente. Precisamente debido a ese potencial colonizador, constituye una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, por lo que ha sido catalogada como especie exótica invasora y desde el año 2013 está prohibida su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

El problema es que, además de ser una especie invasora, acarrea otros problemas serios como son las alergias, pues cuando las mimosas florecen, su polen produce en algunas personas serios episodios de alergia. De hecho, cada vez son más las personas alérgicas y se manifiesta a edades más tempranas.

Veinte de cada cien personas están diagnosticadas de alergia al polen de este árbol, y se calcula que en el 2050 puede llegar a afectar al 50 % de la población.

El polen que expulsan se encuentra suspendido en el aire y después éste, acompañado por el viento, se expande y cae no sólo en la vegetación sino también encima de coches o ventanas.

En breve este tipo de polen comenzará a extenderse, y si el buen tiempo nos acompaña, supondrá un engorro para muchas personas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Instituciones