Publican una guía para el tratamiento de picaduras de insectos y arácnidos

Publican una guía para el tratamiento de picaduras de insectos y arácnidos

picadurainsectoLos responsables del Servicio de Pediatría del Hospital General de Villalba de Madrid, los doctores Roi Piñeiro e Iván Carabaño, han publicado una guía para el adecuado tratamiento de picaduras de insectos y arácnidos, con el fin de desterrar los falsos mitos y aportar información actualizada a los profesionales de Atención Primaria.

"Las creencias populares sobre las picaduras de insectos y arácnidos están tan arraigadas que incluso en ocasiones llegan a influir en las actuaciones de los profesionales sanitarios, pediatras incluidos, si se dejan guiar por costumbres, prácticas y tratamientos basados en la divulgación no científica", han indicado los especialistas, que han publicado el documento en la Revista de Pediatría de Atención Primaria.

"En general, las picaduras de insecto, que suelen provocar pápulas inflamatorias con prurito y dolor, tienden a resolverse por sí solas en horas o días, sin precisar un tratamiento específico", han añadido los doctores.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta una serie de medidas generales tras una picadura entre las que destacan lavar la piel con agua y jabón, extraer cuerpos extraños como aguijones, aplicar lociones de amoniaco para disminuir el prurito local, realizar una desinfección local, administrar corticoides, aplicar antihistamínicos, aplicar frío local y evitar rascarse, entre otras.

"Salvo excepciones", según han señalado los pediatras, los insectos y arácnidos presentes en España "no transmiten enfermedades, y por tanto el mayor peligro proviene de las reacciones alérgicas, tanto al veneno como a la saliva que liberan al picar".

Posiblemente las picaduras más frecuentes en verano son las de abejas y avispas. La diferencia es que el aguijón de las abejas, de perfil dentado o arponado, queda incrustado en la herida junto a la parte del abdomen, provocando la muerte del insecto. Mientras que, el aguijón de la avispa es liso y no se queda clavado, permitiendo al animal picar varias veces. "En cualquier caso, si queda el aguijón en la herida, no hay que tratar de quitarlo pellizcando la piel de alrededor, ya que corremos el riesgo de incrustarlo más. De la misma forma, es mejor evitar aplicar barro en la picadura, ya que los gérmenes que contiene nos pueden provocar una infección", ha advertido el doctor Piñeiro.

La guía señala que en las sobreinfecciones bacterianas y las celulitis son raras, salvo si se realiza una extracción inadecuada del aguijón, siendo mucho más frecuentes las reacciones alérgicas son más frecuentes tras la picadura de avispa.

En el caso de los mosquitos y los tábanos la sustancia tóxica es su propia saliva, que genera "sustancias anticoagulantes para facilitar la succión de la sangre, pero no inoculan un veneno específico como tal". "La aparición de vesículas o pústulas es más frecuente que con avispas y abejas, sobre todo en sujetos sensibilizados, y las alergias aparecen como consecuencia de hipersensibilidad a la saliva del mosquito", han añadido los especialistas.

Sobre la transmisión de enfermedades, el doctor Piñeiro ha indicado que aunque en la actualidad "no existen en España mosquitos Anopheles que puedan transmitir malaria o arbovirosis, sí han existido en España hace unas cuantas décadas y, debido al cambio climático, la posibilidad de que el paludismo vuelva al país en los próximos años no es ningún disparate".

Instituciones