Descubren que podría haber relación entre el cambio climático y algunas alergias

Descubren que podría haber relación entre el cambio climático y algunas alergias

martrigoMaría del Mar Trigo Pérez, especialista en Aerobiología, es una apasionada de la botánica y ha puesto en práctica su conocimiento del polen en las Islas Galápagos o en los Emiratos Árabes, y todavía recuerda  cuando el que hoy es su marido le regaló una guía de plantas del Mediterráneo.

Por aquel entonces, tenía 17 años e iba para maestra, pero aquel presente le hizo profundizar más todavía en su afición por la botánica. «Siempre he sido una apasionada de las plantas», admite hoy esta doctora en Biología, que guarda en su cabeza los nombres de las cerca de medio millar de especies arbóreas que adornan la ciudad de Málaga, y que, junto con otros tres autores, ha publicado la mitad de una gran enciclopedia de flora ornamental de 12 volúmenes.

Pese a que inició y acabó la carrera de Magisterio, esta sevillana de nacimiento pero malagueña de adopción acabó haciendo profesión de su pasión y ahora, con 56 años, es una de las mayores expertas del país en Biología vegetal y, especialmente, en Aerobiología y Palinología, la rama que estudia el polen y las esporas.

Desde 1991, su equipo viene midiendo y publicando los niveles de concentración de polen en Málaga, para felicidad de los alérgicos y sus médicos. «Gracias a la información de las diferentes estaciones el personal está más informado y la gente ha tomado conciencia», revela esta profesora de la Facultad de Ciencias de la UMA.

El último proyecto en el que ella y su equipo van a empezar a trabajar, junto con otros especialistas de las universidades de Granada, Jaén y Córdoba, se refiere a cómo el cambio climático ha podido afectar a la floración. «Puede haber una relación entre el cambio climático y las alergias», revela María del Mar Trigo, quien esgrime en este sentido las variaciones que se pueden observar en las concentraciones de polen en la atmósfera a lo largo de estas más de dos décadas.

Cuenta el diario Sur de Málaga que este proyecto, que será financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, servirá para obtener y analizar más datos que confirmen esta tendencia, y se sumará a la larga serie de trabajos en torno al polen que han hecho de esta doctora una de las más importantes conocedoras de esta disciplina.

Otro de sus proyectos más recientes, financiado por la Junta de Andalucía y que se encuentra en su fase final, alerta de la importancia de cuidar las especies que se plantan en las ciudades. «Haciendo una buena gestión de la flora urbana, intentando no sembrar especies alergógenas y evitando las malas hierbas en solares abandonados, las personas alérgicas no tendrían tantos síntomas», sostiene María del Mar Trigo, que aboga en esta línea por un mayor control de los ayuntamientos, y recomienda evitar, por ejemplo, especies como el olivo o el plátano de sombra, que producen mucha alergia en zonas como Málaga.

Desde su papel de estudiosa de la flora ornamental, defiende las posibilidades de su ciudad para albergar todo tipo de árboles y arbustos gracias al clima, y no limitarse a ejemplares autóctonos.

Instituciones