Salbutamol: el medicamento contra el asma por el que Froome dio positivo en la Vuelta a España

La noticia del positivo de Chris Froome por salbutamol en la pasada Vuelta a España ha dejado en shock al mundo del ciclismo... y es que el resultado adverso del británico no ha sido el único caso de positivo en el ciclismo por esta sustancia habitual en la vida cotidiana de los asmáticos.

El salbutamol es un medicamento broncodilatador que utilizan los asmáticos para reducir sus problemas a la hora de respirar o bien a la hora de buscar protección cuando se disponen a hacer ejercicio. Su administración se puede realizar por vía oral o intravenosa y se suele comercializar en las farmacias bajo los nombres de Ventolín, Rotohaler o Accuhaler, todos ellos a través de un inhalador.

Sin embargo, en el mundo del deporte, una dosis superior a la estipulada puede hacer que esta sustancia actúe como anabolizante, es decir haciendo garar ganar músculo y quemar grasa.

La presencia del salbutamol en una muestra no conlleva necesariamente la imposición de una suspensión provisional contra el ciclista. Sin embargo, ciclistas de la talla de Alessandro Petacchi o Diego Ulissi ya fueron sancionados por superar la dosis.

El sprinter ya retirado fue sancionado un año por una tasa de 1.360 ng/ml, mientras que Diego Ulissi, ahora en las filas del UAE Abu Dhabi, recibió un castigo de nueve meses por 1.920 ng/ml tras dar positivo en 2014.

En los últimos 25 años se han registrado cerca de 20 casos de positivo por salbutamol en el pelotón, de los que más de la mitad se quedaron sin sanción.

Otro de los casos más sonados de positivo por salbutamol fue el de Miguel Indurain en 1994 en el Tour de l'Oise, meses antes de ganar su cuarto Tour de Francia. En aquella ocasión, el navarro no tuvo que cumplir ningún tipo de sanción ya que no era considerado como producto dopante en esa época.

La UCI ha aclarado en el anuncio del comunicado que "la presencia en orina de salbutamol superior a los 1.000 nanogramos por mililitro o formoterol superior a 40 nanogramos por mililitros no será considerado como uso terapéutico de la sustancia y será considerado como un resultado adverso (positivo) al menos que el deportista pruebe, a través de un estudio farmacocinético, que el resultado anómalo es consecuencia del uso de una dosis terapéutica superior a la indicada".

De este modo Froome, que en la muestra dio 2.000 ng/ml, deberá demostrar que en efecto excedió la dosis de forma involuntaria o de lo contrario se podría exponer a una sanción de hasta dos años.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS