Las masas de aire africano influyen en los niveles de alergia al polen del olivo

El polen del olivo es uno de los más presentes en el aire del sur de Europa y, combinado con un intenso régimen de floración, genera una marcada alergia, por lo que el estudio de las condiciones que determinan la concentración del polen en el aire y el comportamiento del mismo se convierte en una cuestión determinante para la mejora de la calidad de vida de las personas sensibles a sus alérgenos.

Con esta idea, las investigadoras de la Universidad de Córdoba, Carmen Galán y Herminia García Mozo decidieron analizar el efecto de las masas de aire procedentes del Sáhara sobre el transporte del polen en el sur de la península ibérica, junto a Mª del Mar Trigo de la Universidad de Málaga y Miguel Ángel Hernández Ceballos del Joint Research Centre de la Comisión Europea.

Las intrusiones africanas a gran altitud son uno de los fenómenos que dominan la dinámica atmosférica en la zona occidental del Mediterráneo durante la primavera, especialmente desde mayo a principios de julio; coincidiendo con la época de floración del olivo y asumiendo un importante papel en el transporte de los granos de polen y, por tanto, en la incidencia de alergias.

Sin embargo, los efectos de estas intrusiones son diferentes dependiendo del enclave geográfico: mientras que en Málaga se suelen detectar granos de polen transportados a larga distancia, desde cultivos alejados del noreste, como Granada, en Córdoba se detecta polen de cultivares localizados en zonas más cercanas, coincidiendo con la floración de olivares del centro de Andalucía, tanto desde la provincia de Jaén como de Córdoba.

Estos resultados ponen de manifiesto, por ejemplo, el papel de las brisas mar-costa en la ciudad de Málaga, así como la localización del captador de Córdoba en la Vega del Río Guadalquivir.

Esta investigación, ha sido posible gracias al análisis combinado sobre el contenido de polen en el aire, las masas de aire a 3.000 metros de altitud que determinan las intrusiones africanas y las dinámicas del viento en superficie (a 300m), que nacen como respuesta al comportamiento de masas de aire superior.

El estudio, llevado a cabo en Málaga y Córdoba entre los años 2010 y 2015, ha permitido conocer que las masas de aire africanas, al llegar a la península ibérica, están sujetas a una serie de oscilaciones y turbulencias que permiten el transporte del polen desde áreas lejanas.

Aunque estas concentraciones no son las más representativas del polen detectado en Andalucía, las intrusiones africanas analizadas mantienen los niveles de polen en concentraciones elevadas, no llegando éstos a disminuir, como podría pensarse.

Con estos datos sobre la mesa, tanto las previsiones de cosechas como los pronósticos de alergia por zona y época serán mucho más certeros.

Esta investigación se enmarca en la línea de innovación en el olivar promovida por la Universidad de Córdoba y la Asociación de Interprofesional del Aceite de Oliva.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS